Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los análisis de laboratorio proporcionan información valiosa necesaria para valorar el estado de un paciente y controlar el tratamiento recomendado. Los resultados de los análisis químicos y hematológicos se comparan con los de individuos sanos o de aquéllos que reciben un tratamiento similar para determinar el estado clínico y el progreso. En el pasado, el término rangos normales transmitía cierta ambigüedad porque desde el punto de vista estadístico, el término normal también implicaba una distribución específica (gaussiana o normal), y desde un criterio epidemiológico significaba el estado de la mayoría, que no es necesariamente la población deseada u objetivo. Esto es más evidente en las concentraciones de colesterol, donde los valores mayores de 200 mg/dL son comunes, pero no deseables; por tanto, la International Federation of Clinical Chemistry (IFCC) y el Clinical and Laboratory Standards Institute (CLSI) recomiendan el uso del término intervalo de referencia para indicar que los valores se relacionan con una población de referencia y un estado clínico.

Se establecen intervalos de referencia para edad, género y madurez sexual específicos, los cuales están también definidos para un estado farmacológico, restricciones en la dieta y el protocolo de estimulación. Del mismo modo, la variación diurna es un factor al igual que el grado de obesidad. Algunos intervalos de referencia son particularmente importantes cuando se combinan con otros resultados (p. ej., hormona paratiroidea y calcio), o cuando se evalúa un conjunto completo de analitos.

Los análisis de laboratorio se están volviendo más específicos y miden concentraciones mucho más bajas que nunca. Como consecuencia, los intervalos de referencia deben reflejar el procedimiento analítico, así como los reactivos y la instrumentación utilizada para un análisis específico. A medida que la metodología de prueba continúa evolucionando, los intervalos de referencia se modifican y actualizan.

RETOS EN LA DETERMINACIÓN E INTERPRETACIÓN DE LOS INTERVALOS DE REFERENCIA PEDIÁTRICOS

El entorno pediátrico es en particular desafiante para la determinación de los intervalos de referencia, ya que las etapas de crecimiento y desarrollo no tienen un límite definido y finito por el cual sea posible tabular los resultados de los análisis. Además, los intervalos de referencia para adultos no siempre son apropiados para pacientes pediátricos, de hecho, llegan a superponerse y, en muchos casos, complican el diagnóstico y el tratamiento. La recopilación y asignación de los resultados de los análisis por edad con el fin de establecer un rango de referencia es una forma conveniente y manejable de informarlos, pero es indispensable ejercer precaución en su interpretación y correlación clínica. Además, cabe considerar los asuntos de tipo ético relacionados con las extracciones de sangre en lactantes y preescolares para establecer estos intervalos de referencia. A pesar de estos desafíos, se han realizado estudios multicéntricos para mejorar los intervalos de referencia de los análisis de laboratorio en pediatría.

Una dificultad particular radica en establecer rangos de referencia para analitos cuyos niveles cambian en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.