Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La fatiga es uno de los síntomas más comunes relatados por los pacientes. Por lo general se refiere a la sensación inespecífica de un bajo nivel de energía, o la sensación de que se llega casi al agotamiento tras un esfuerzo relativamente pequeño. La fatiga se debe distinguir de la debilidad neurológica verdadera, que describe una reducción en la potencia normal de uno o más músculos (capítulo 55). No es raro que los pacientes, en especial los ancianos, presenten una falla generalizada para prosperar, que puede incluir componentes de fatiga y debilidad, en dependencia de la causa.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Debido a que las causas de la fatiga generalizada son numerosas, una anamnesis completa, la revisión de los sistemas (ROS, review of systems) y la exploración física son primordiales para reducir el foco de las posibles causas. La anamnesis y la ROS deben centrarse en el inicio temporal de la fatiga y su progresión. ¿Ha durado días, semanas o meses? Deben revisarse las actividades de la vida diaria, el ejercicio, los hábitos alimenticios/apetito, las prácticas sexuales y los hábitos de sueño. Se deben buscar características de depresión o demencia.

Se deben revisar los antecedentes de viaje y las posibles exposiciones a agentes infecciosos, junto con la lista de medicamentos. La ROS puede obtener pistas importantes sobre la participación del sistema de órganos. Los antecedentes médicos pasados pueden dilucidar posibles precursores de la presentación actual, como malignidad previa o problemas cardiacos. La exploración física debe valorar específicamente el peso y el estado nutricional, linfadenopatía, hepatoesplenomegalia, masas abdominales, palidez, exantema, insuficiencia cardiaca, nuevos soplos, articulaciones dolorosas o puntos desencadenantes, y evidencia de debilidad o anormalidades neurológicas. Un hallazgo de verdadera debilidad o parálisis debería llevar a considerar los trastornos neurológicos (capítulo 55).

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL

Determinar la causa de la fatiga puede ser uno de los problemas diagnósticos más desafiantes en medicina, porque el diagnóstico diferencial es muy amplio, e incluye infección, neoplasia maligna, enfermedad cardiaca, trastornos endocrinos, enfermedad neurológica, depresión o anomalías graves de prácticamente cualquier sistema orgánico, así como los efectos secundarios de muchos medicamentos (cuadro 31–1). Los síntomas de fiebre y pérdida de peso centrarán la atención en causas infecciosas, mientras que los síntomas de disnea progresiva pueden apuntar a causas cardiacas, pulmonares o renales. Una presentación que incluye artralgia sugiere la posibilidad de un trastorno reumatológico. La fatiga es un síntoma de presentación común del cáncer. Una neoplasia maligna previa, que se cree curada o en remisión, puede haber recurrido, o hacer metástasis ampliamente. El antecedente de cardiopatía valvular o miocardiopatía puede identificar una afección que se ha descompensado. El tratamiento para la enfermedad de Graves puede haber resultado en hipotiroidismo. La apnea del sueño es poco reconocida, y es una causa común de fatiga inexplicable. Los cambios en la medicación siempre deben buscarse, ya sea que se ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.