Skip to Main Content

OBJETIVOS

OBJETIVOS

Después de revisar este capítulo, será capaz de:

  • Describir la morfología de una nefrona típica y su irrigación sanguínea.

  • Explicar la autorregulación y cómo esta regula a la función renal.

  • Definir la tasa de filtración glomerular (GFR, glomerular filtration rate), describir cómo se puede medir y enumerar los principales factores que la alteran.

  • Describir cómo cada segmento tubular de la nefrona maneja el agua y Na+.

  • Explicar la reabsorción tubular y la secreción de glucosa y K+.

  • Describir cómo el riñón opera en la producción de orina hipertónica o hipotónica.

  • Definir las principales clases de diuréticos y explicar dónde actúa cada uno incrementando el flujo urinario.

  • Describir el reflejo de vaciado y dibujar un cistometrograma.

ANATOMÍA FUNCIONAL

NEFRONAS

Cada túbulo renal individual y su glomérulo constituyen una unidad (la nefrona). El tamaño de los riñones, al igual que el número de nefronas que contienen, varían de una especia a otra. Cada riñón humano tiene alrededor 1 millón de nefronas. Las estructuras específicas de la nefrona se muestran de manera esquemática en la figura 37–1.

FIGURA 37–1

Esquema de una nefrona. También se muestran las principales características histológicas de las células que constituyen cada porción de los túbulos.

El glomérulo, que tiene alrededor de 200 μm de diámetro, está formado por la invaginación de un ovillo de capilares en el extremo dilatado y ciego de la nefrona (la cápsula de Bowman). Estos capilares son irrigados por una arteriola aferente y son drenados por una arteriola eferente (figura 37–2). Es desde el glomérulo que se forma el filtrado. El diámetro de las arteriolas aferentes es mayor que el de las eferentes. Separan la sangre del filtrado glomerular en la cápsula de Bowman dos capas celulares: el endotelio capilar y el epitelio especializado de la cápsula. El endotelio de los capilares glomerulares es fenestrado, con poros que tienen 70–90 nm de diámetro; además, está rodeado completamente por la membrana basal glomerular y por células especializadas llamadas podocitos. Los podocitos tienen numerosos pseudópodos que se entrelazan (figura 37–2) para formar hendiduras de filtración a lo largo de la pared capilar. Estas hendiduras tienen alrededor de 25 nm de ancho, y cada una está cerrada por una membrana delgada. La membrana basal glomerular, o lámina basal, no contiene espacios visibles o poros. Entre la lámina basal y el endotelio se encuentran las células estrelladas denominadas células mesangiales, células similares a las llamadas pericitos, que se encuentran en las paredes de los capilares de otras partes del cuerpo. Las células mesangiales son especialmente comunes entre dos capilares adyacentes; en estas ubicaciones de la membrana basal forman una vaina compartida por ambos capilares (figura 37–2). Las células ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.