Skip to Main Content

DESCRIPCIÓN GENERAL

La función más importante del sistema inmunitario es la de proporcionar protección; sirve como sistema de defensa del hospedero contra enfermedades infecciosas y antígenos extraños (no propios). En aras de lograr este objetivo, el sistema inmunitario está equipado con un mecanismo de respuesta rápida, alta especialización, adaptabilidad, una compleja red reguladora y una gran memoria.

En las últimas décadas, el campo de la inmunología ha progresado de manera significativa. En consecuencia, se han logrado importantes avances no sólo en el ámbito de la investigación, sino también en los del diagnóstico y la clínica. Estos adelantos nos han permitido comprender mejor cómo funciona el sistema inmunitario y han brindado información sobre una variedad de trastornos inmunitarios, como las enfermedades infecciosas, las alergias, la autoinmunidad, la inmunodeficiencia, el cáncer y el proceso de trasplante. Estas informaciones han conducido a perfeccionar el diagnóstico, desarrollar nuevas estrategias de tratamiento y permitir un mejor manejo de los pacientes con estos trastornos.

Este capítulo se centra en los principios básicos de la inmunología, en particular, en aquellos relacionados con la respuesta a la infección. En la sección de referencias se pueden encontrar discusiones más detalladas sobre los diversos aspectos del sistema inmunitario.

Respuesta inmunitaria

En la medida que el sistema inmunitario defiende al hospedero contra los patógenos, utiliza diferentes sistemas de reconocimiento, a fin de eliminar de manera efectiva al patógeno invasor o a sus productos. Una respuesta generada contra un patógeno potencial se llama respuesta inmunitaria. La primera línea de defensa, que no es específica para el patógeno invasor, se moviliza rápidamente hacia el sitio inicial de la infección, pero carece de memoria inmunológica; se denomina inmunidad innata. El segundo sistema de defensa se llama inmunidad adaptativa; es específico para el patógeno invasor y confiere protección inmunológica contra una reinfección que involucre al mismo patógeno. La inmunidad adaptativa puede reconocer con especificidad y destruir al patógeno, porque los linfocitos transportan receptores celulares especializados y producen anticuerpos específicos. Una proteína que se produce en respuesta a un patógeno específico se conoce como anticuerpo, y la sustancia que induce la producción de anticuerpos se llama antígeno. En resumen, la respuesta inmunitaria innata es efectiva y esencial para eliminar a la mayoría de los patógenos. Sin embargo, si este mecanismo inicial falla, la que se induce es la respuesta inmunitaria adaptativa, que ataca de manera específica al patógeno y establece la inmunidad contra ese invasor. Por tanto, ambos sistemas interactúan y colaboran para lograr el objetivo final de destruir al patógeno.

INMUNIDAD INNATA

La inmunidad innata es una respuesta inmediata a un patógeno, pero no confiere una inmunidad protectora de larga duración. Es un sistema de defensa inespecífico que comprende barreras para los agentes infecciosos, como la piel (el epitelio) y las membranas mucosas. Asimismo, incluye muchos componentes inmunitarios importantes en la respuesta inmunitaria ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.