Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los bacilos grampositivos que forman esporas son las especies Bacillus y Clostridium. Estos bacilos son ubicuos y, debido a que forman esporas, pueden sobrevivir en el medio ambiente durante muchos años. Las especies de Bacillus son aerobios, y las especies de Clostridium anaerobios (véase también capítulo 21).

De las muchas especies de Bacillus y géneros relacionados, la mayoría no causa enfermedades y no están bien caracterizadas en microbiología médica. Sin embargo, hay algunas especies que causan enfermedades importantes en los humanos. El ántrax es una enfermedad clásica en la historia de la microbiología, es causada por el Bacillus anthracis. El ántrax sigue siendo una enfermedad importante en los animales y, en ocasiones, en los seres humanos. Debido a sus potentes toxinas, el B. anthracis es un agente potencialmente importante en el bioterrorismo y en las guerras biológicas. El B. cereus causa intoxicaciones alimentarias y, ocasionalmente, infecciones oculares u otras infecciones localizadas.

El género Clostridium es extremadamente heterogéneo, y se han descrito más de 200 especies. La lista de organismos patógenos, así como las nuevas especies aisladas de heces humanas cuyo potencial patógeno permanece indeterminado, continúa creciendo. Los clostridios causan diversas enfermedades severas mediadas por sus toxinas, como el tétanos (Clostridium tetani), el botulismo (C. botulinum), la gangrena gaseosa (C. perfringens) y la diarrea asociada a antibióticos y la colitis pseudomembranosa (C. difficile). Otros clostridios también se encuentran en infecciones anaerobias mixtas en los humanos (véase capítulo 21).

ESPECIES DE BACILLUS

El género Bacillus incluye grandes bacilos aerobios, grampositivos que se producen en cadenas. Los miembros de este género están estrechamente relacionados, pero difieren tanto fenotípicamente como en términos de patogenia. Las especies patógenas poseen plásmidos de virulencia. La mayoría de los miembros de este género son organismos saprófitos que prevalecen en el suelo, el agua, el aire y en la vegetación (p. ej., el B. subtilis). Algunos son patógenos de los insectos, como el B. thuringiensis. El B. cereus puede crecer en los alimentos y causar intoxicación alimentaria al producir una enterotoxina (causante de diarrera) o una toxina emética (causa vómitos). También ocasionalmente puede producir enfermedad en humanos inmunocomprometidos (p. ej., meningitis, endocarditis, endoftalmitis, conjuntivitis o gastroenteritis aguda). El B. anthracis, que causa el ántrax, es el principal patógeno del género.

Morfología e identificación

A. Organismos típicos

Las células típicas, que miden 1 × 3–4 µm, tienen extremos cuadrados y están estructuradas en cadenas largas. Las esporas se encuentran en el centro de los bacilos.

B. Cultura

Las colonias de B. anthracis son redondas y tienen una apariencia de “cristal cortado” en la luz transmitida. La hemólisis es poco frecuente con el B. anthracis, pero es común con el B. cereus y los bacilos ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.