Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La micología es el estudio de los hongos, los cuales son organismos eucariotas que evolucionaron en tándem con el reino animal. Sin embargo, a diferencia de los animales, la mayoría de los hongos no son móviles y poseen una pared celular rígida. A diferencia de las plantas, los hongos no son fotosintéticos. Se han descrito aproximadamente 80 000 especies de hongos, pero sólo alrededor de 400 son médicamente importantes, y menos de 50 son responsables de más de 90% de las infecciones fúngicas en los seres humanos y otros animales. Más bien, la mayoría de las especies de hongos son beneficiosas para la humanidad. Residen en la naturaleza y son esenciales en la descomposición y reciclaje de la materia orgánica. Algunos hongos mejoran en gran medida nuestra calidad de vida por su contribución a la producción de alimentos y licores, incluidos el queso, el pan y la cerveza. Otros hongos son importantes para la medicina al proporcionar metabolitos secundarios bioactivos útiles, como los antibióticos (p. ej., la penicilina) y los fármacos inmunodepresores (p. ej., la ciclosporina). Los hongos también han sido empleados por genetistas y biólogos moleculares como sistemas modelo para la investigación de una variedad de procesos eucariotas, incluidos el crecimiento y el desarrollo celular. En general, los hongos ejercen su mayor impacto económico como fitopatógenos; la industria agrícola sufre enormes pérdidas de cosechas cada año debido a las enfermedades fúngicas del arroz, el maíz, los granos y otras plantas.

Como todos los eucariotas, cada célula fúngica tiene al menos un núcleo con una membrana nuclear, retículo endoplásmico, mitocondrias y aparato secretor. La mayoría de los hongos son aerobios obligatorios o facultativos. Son quimiotróficos, secretan enzimas que degradan una amplia variedad de sustratos orgánicos en nutrientes solubles que luego son absorbidos pasivamente o llevados a la célula mediante transporte activo.

El término micosis hace referencia a las infecciones causadas por hongos. La mayoría de los hongos patógenos son exógenos, sus hábitats naturales son el agua, el suelo y los desechos orgánicos. Las micosis con mayor incidencia —candidiasis y dermatofitosis— son causadas por hongos que son componentes frecuentes de la microbiota humana normal y están altamente adaptados a la supervivencia en el hospedero humano. Para facilitar su estudio, las micosis pueden clasificarse como superficiales, cutáneas, subcutáneas o sistemáticas, invasoras de los órganos internos (cuadro 45–1). Las micosis sistémicas logran ser causadas por hongos endémicos, los cuales a menudo son patógenos primarios y están restringidos geográficamente, o por patógenos oportunistas ubicuos, a menudo secundarios. La agrupación de micosis en estas categorías refleja su puerta de entrada más común y el sitio inicial de participación. Sin embargo, existe una superposición considerable, ya que las micosis sistémicas a menudo exhiben manifestaciones subcutáneas y viceversa. La mayoría de los pacientes que desarrollan infecciones oportunistas tienen enfermedades subyacentes graves y defensas del hospedero comprometidas. Pero las micosis sistémicas primarias también se presentan en estos pacientes, y las oportunistas a ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.