Skip to Main Content

PUNTOS CLAVE

Puntos clave

  1. La intervención carotídea como estrategia preventiva debe realizarse en pacientes con 60% o más de estenosis sintomática de la arteria carótida interna y en aquellos con 80% o más de estenosis asintomática de la arteria carótida interna. La intervención carotídea para la estenosis asintomática entre 60 y 79% sigue siendo controvertida. La modalidad de la intervención carotídea —endarterectomía carotídea versus colocación de un stent carotídeo— sigue siendo controvertida; en la actualidad, la endarterectomía carotídea parece estar asociada con una menor tasa de ictus con durabilidad a largo plazo, mientras que la colocación de stent carotídeo es más adecuada en ciertas condiciones anatómicas o fisiológicas desafiantes.

  2. Los aneurismas aórticos abdominales deben repararse cuando el riesgo de rotura, determinado en lo principal por el tamaño del aneurisma, supera el riesgo de muerte debido a complicaciones perioperatorias o enfermedad concurrente. La reparación endovascular se asocia con una menor morbilidad y mortalidad perioperatoria en comparación con la reconstrucción abierta y se prefiere en pacientes con morfología anatómica adecuada para la colocación de injerto de stent.

  3. Los objetivos de tratamiento para la isquemia mesentérica sintomática son mejorar la calidad de vida y prevenir el infarto intestinal. La intervención endovascular con colocación de stent tiene una eficacia de tratamiento similar a la de la morbilidad perioperatoria en comparación con el bypass mesentérico abierto. La reconstrucción quirúrgica tiene una durabilidad y una tasa de permeabilidad probadas en comparación con la intervención endovascular.

  4. La enfermedad oclusiva aortoilíaca se puede tratar con medios endovasculares o reconstrucción abierta, según la estratificación del riesgo del paciente, las características de la oclusión y la sintomatología.

  5. La claudicación es un marcador de ateroesclerosis extensa y se trata en particular con modificación de factores de riesgo y farmacoterapia. Sólo 5% de los pacientes con claudicación necesitará intervención debido a un dolor en las extremidades incapacitante. La mortalidad a 5 años de un paciente con claudicación se acerca a 30%. Los pacientes con dolor en reposo o pérdida de tejido necesitan una evaluación rápida y reconstrucción vascular para mejorar el dolor intenso de la extremidad y prevenir la pérdida de la extremidad. Se prefiere la intervención endovascular como primera línea de tratamiento para la enfermedad oclusiva de las extremidades inferiores, mientras que la reconstrucción con bypass debe considerarse en el fallo de la terapia endovascular o en la enfermedad oclusiva femoropoplítea de segmento largo.

ESTUDIO GENERAL DEL PACIENTE CON ENFERMEDADES VASCULARES

Dado que el sistema vascular involucra a todos los órganos y sistemas de nuestro cuerpo, los síntomas de la enfermedad vascular son tan variados como los encontrados en cualquier especialidad médica. La falta de irrigación sanguínea adecuada a los órganos blanco por lo común se manifiesta con dolor, por ejemplo, dolor en la pantorrilla con claudicación de la extremidad inferior, dolor abdominal posprandial por isquemia mesentérica y en el brazo con oclusión arterial axilo-subclavia. Sin embargo, el accidente cerebrovascular y el ataque isquémico transitorio ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.