Skip to Main Content

PUNTOS CLAVE

Puntos clave

  1. La terapia trombolítica, la trombectomía quirúrgica y la colocación de filtros en la vena cava inferior son tratamientos coadyuvantes que pueden estar indicados en pacientes con tromboembolia venosa extenso y complicado.

  2. La trombosis venosa profunda (DVT, deep vein thrombosis) y la embolia pulmonar son complicaciones bien reconocidas después de procedimientos abdominales y ortopédicos importantes. El riesgo aumenta aún más en los pacientes con neoplasias malignas y antecedentes de tromboembolia venosa. Las opciones para la profilaxis de la DVT incluyen la compresión neumática intermitente, el uso de medias de compresión graduadas y la administración de dosis bajas de heparina no fraccionada, la heparina de bajo peso molecular, el fondaparinux y antagonistas de la vitamina K. Los inhibidores directos de la trombina y los inhibidores del factor Xa están aprobados para uso profiláctico sólo para procedimientos ortopédicos y para la DVT recurrente. Sin embargo, la profilaxis debe estratificarse según el nivel de riesgo del paciente.

  3. En pacientes con DVT establecida, la heparina no fraccionada, la heparina de bajo peso molecular, el fondaparinux y algunos inhibidores del factor Xa, son opciones para el tratamiento antitrombótico inicial. Los antagonistas de la vitamina K, los inhibidores directos de la trombina y los inhibidores del factor Xa se utilizan para la anticoagulación a largo plazo. La duración y el tipo de anticoagulación a largo plazo se deben estratificar en función de la naturaleza provocada o no provocada de la DVT, la ubicación de la DVT, la aparición previa de la DVT y la presencia de neoplasia maligna concomitante.

  4. La ligadura alta y la remoción, el láser endovenoso o la ablación por radiofrecuencia y la escleroterapia son terapias efectivas para los pacientes con insuficiencia valvular de la vena safena. Las várices concomitantes se pueden manejar con terapia de compresión, escleroterapia y flebectomía. Las nuevas técnicas de ablación no térmica, que incluyen la combinación de escleroterapia con la lesión mecánica endoluminal y la inyección de cianoacrilato, muestran los primeros resultados prometedores.

  5. El pilar del tratamiento para la insuficiencia venosa crónica es la terapia de compresión. La escleroterapia, la ligadura de la vena perforante y la reconstrucción venosa o técnica ablativa pueden estar indicadas en pacientes en los que falla el tratamiento conservador o como un medio para disminuir la recurrencia de la úlcera.

  6. El linfedema se clasifica como congénito, primario (con inicio temprano o tardío) o secundario. Los objetivos del tratamiento son minimizar el edema y prevenir la infección. El masaje linfático, la compresión neumática secuencial, el uso de prendas de compresión y la elevación de las extremidades son formas eficaces de terapia.

ANATOMÍA DE LAS VENAS

Las venas son parte de un sistema dinámico y complejo que conduce la sangre venosa con bajo contenido de nutrientes al corazón. El flujo de sangre venosa depende de múltiples factores como la gravedad, las válvulas de las venas, los ciclos cardiaco y respiratorio, el volumen de sangre y ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.