Skip to Main Content

PUNTOS CLAVE

Puntos clave

  1. La fusión incompleta de los conductos pancreáticos dorsal y ventral resulta en el páncreas dividido; pero se pueden observar una variedad de anomalías ductales. La colangiopancreatografía por resonancia magnética; así como la colangiopancreatografía retrógrada endoscópica pueden identificar estas anomalías ductales y determinar el patrón ductal del páncreas antes de los intentos de intervenciones.

  2. La “arteria hepática derecha reemplazada” se produce en 15% de los pacientes y debe identificarse antes de la operación, para evitar lesiones inadvertidas con la necrosis hepática resultante. La anatomía hepática arterial anómala puede originar también la isquemia hepática durante la disección de la porta hepática. Las imágenes tomográficas multidetectoras computarizadas de “corte fino” son capaces, por lo general, de identificar los patrones arteriales y venosos relevantes alrededor del páncreas.

  3. Independiente de la etiología, el tratamiento de la fase temprana de la pancreatitis aguda es crítico para lograr un resultado exitoso. La reanimación agresiva con líquidos y alimentación enteral precoz reducen el riesgo de complicaciones. Ya no se considera apropiado dejar “descansar el páncreas”, si el paciente puede tolerar los nutrientes enterales.

  4. La intervención quirúrgica en la pancreatitis aguda se reserva sólo para los pacientes con acumulaciones infectadas o necrosis infectada o para eliminar los cálculos biliares impactados en la ampolla, si los tratamientos endoscópicos o radiológicos no tienen éxito. La infección por lo general se confirma por un patrón de aire en el retroperitoneo en escáner tomográfico computarizado o por documentación de bacteria en la tinción de Gram o el cultivo de la aspiración por aguja fina de una presunta acumulación de líquido infectado. La aspiración con aguja fina de acumulaciones de líquido sospechoso no se debe convertir a drenaje percutáneo a no ser que se confirme la infección y que se llegue a la decisión consensuada de que el drenaje percutáneo es apropiado para el paciente individual.

  5. La aparición de pancreatitis crónica en la TAC varía mucho y por lo general son necesarios múltiples estudios y diagnósticos para establecer la extensión de la enfermedad. La pancreatitis calcificada no es un marcador de la pancreatitis alcohólica sola y raramente indica pancreatitis autoinmune. El ultrasonido endoscópico proporciona una mejor valoración de la enfermedad que la tomografía computarizada, por lo que es útil para revelar cáncer indoloro o insospechado que puede ocurrir hasta en 10% de los pacientes.

  6. El nido de la inflamación en la pancreatitis crónica debido a cualquier causa es la cabeza de la glándula. Por tanto, los enfoques de tratamiento que abordan la enfermedad en la cabeza tienen los mejores resultados a largo plazo. Los procedimientos de Whipple, Beger y Frey, con o sin drenaje del conducto longitudinal, son las mejores opciones quirúrgicas, ya que los tres enfoques eliminan toda o gran parte de la enfermedad en la cabeza de la glándula. Aunque el procedimiento pancreático limitado (Beger/Frey) tiene una menor tasa inicial de disfunción endocrina, el riesgo de diabetes a largo plazo está más relacionado con la progresión de la enfermedad subyacente ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.