Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El planeta del agua. Único entre los planetas del sistema solar, la Tierra es un mundo oceánico. Las propiedades del agua hacen posible la vida en la Tierra.

Agua, agua, en todas partes

Water, water, everywhere,

And all the boards did shrink;

Water, water, everywhere,

Nor any drop to drink.

The Rime of the Ancient Mariner

Samuel Taylor Coleridge (1772–1834)

El marinero de Coleridge lamenta el destino (dying of thirst, muriendo de sed) que él y sus compañeros enfrentan cuando su velero de madera se encuentra rodeado por una vista interminable de agua oceánica que no se puede beber. La difícil situación de estos personajes de ficción también es nuestra. Estamos amenazados por nuestra dependencia del agua limpia y sin sal para mantener nuestra salud cuando los recursos de agua utilizables y accesibles son muy pequeños. Nuestros cuerpos son, en promedio, aproximadamente 60% de agua porque es el componente principal de cada fluido corporal (p. ej., sangre, saliva, linfa y jugos gástricos). Entre las numerosas funciones del agua se encuentran la absorción y transporte de nutrientes, la excreción de productos de desecho, la regulación de la temperatura corporal y la lubricación de las articulaciones. Nuestros requerimientos de agua son tan estrictos que incluso una deshidratación leve causa cansancio, dolores de cabeza y pérdida de la concentración. Sin embargo, de un suministro mundial total estimado de agua de 366 × 1018 galones, aproximadamente 97% (355 × 1018 galones) es agua oceánica. Sólo 3% del agua del mundo es dulce (potable), y la mayor parte está encerrada en glaciares y casquetes polares. ¡Juntos, el agua dulce en ríos, lagos, acuíferos subterráneos y la atmósfera representa menos de 1% del agua del mundo!

En los 10 000 años transcurridos desde la revolución agrícola neolítica, los humanos generalmente se han asentado cerca de las fuentes convenientes de agua (lluvias confiables y/o grandes ríos) para que la agricultura pueda florecer. Las primeras civilizaciones en Occidente se establecieron entre los ríos Tigris y Éufrates en Mesopotamia y el río Nilo en Egipto. En Asia, la cuenca del río Amarillo ha sido descrita como la “cuna de la civilización china”. A medida que aumentaban las poblaciones humanas en pueblos y ciudades, la supervivencia dependía de la gestión de los recursos hídricos. En la antigua Roma, hacia el siglo III A. C., 11 acueductos proporcionaban agua suficiente para aproximadamente 1 millón de personas. El agua inadecuada resulta en una catástrofe. El Antiguo Reino de Egipto en el tercer milenio A. C. construyó las grandes pirámides, pero se derrumbó en medio de una sequía de 300 años.

La civilización maya, una serie de ciudades-estado en la península de Yucatán, es un ejemplo excepcionalmente bien investigado del efecto de la disponibilidad de agua en la supervivencia humana debido a los datos climáticos (temperatura, erupciones volcánicas, incendios forestales y precipitación) obtenidos en los ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.