Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La pancreatitis se define como un proceso inflamatorio en el que se produce autodigestión pancreática debido a la activación errática de la tripsina con la activación resultante del zimógeno dentro del páncreas.1 Clínicamente, se define cuando se presentan dos de los siguientes tres criterios.2

  1. Síntomas (por ejemplo, dolor epigástrico) compatibles con pancreatitis.

  2. Nivel de amilasa o lipasa en suero mayor a tres veces el límite superior del laboratorio.

  3. Imágenes radiológicas compatibles con pancreatitis, generalmente tomografía computarizada (CT) o Resonancia Magnética (MRI).

La pancreatitis aguda produce 250 000 ingresos anuales y un costo de aproximadamente $ 2.2 mil millones dólares. En la mayoría de los casos, la pancreatitis aguda representa una enfermedad leve y autolimitada, pero en 15% a 25% de los casos se desarrolla pancreatitis aguda grave (SAP), que se manifiesta con necrosis pancreática parenquimatosa y/o peri pancreática. La necrosis pancreática representa una morbilidad adicional sustancial, con una mortalidad tan alta como 10% a 20% a pesar de los avances en cuidados críticos.3

La definición de pancreatitis severa ampliamente entendida es la de una pancreatitis aguda en asociación con insuficiencia orgánica múltiple y síndrome de respuesta inflamatoria sistémica, la cual persiste por más de 48 horas y se presenta en alrededor del 20% de los casos, en la mayoría de los cuales se observan focos necróticos dentro del tejido pancreático4,5 (cuadros 21–1 y 21–2).

Cuadro 21–1.
Cuadro 21–2.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.