Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Es difícil hacer comparaciones en cuanto a la incidencia y la prevalencia de la lesión traumática del cordón espinal (LTCE) en diferentes países, aunque es necesario para delinear la causa de las lesiones en diversas geografías y economías. Entre los problemas que han impedido una estimación precisa destacan, en primer lugar, que no hay un método estandarizado de evaluación en todas las regiones; en segundo lugar, las estimaciones para algunos países se han extrapolado de números obtenidos en áreas urbanas o rurales y, por lo tanto, pueden no ser totalmente representativas; tercero, una gran proporción de los datos de prevalencia mundial provienen de países desarrollados como España y Estados Unidos de América, con información limitada de los continentes en desarrollo, incluidos África, América del Sur y Asia; y, finalmente, dado que existe una tasa de mortalidad tan alta en el lugar del accidente, durante la recuperación y el transporte de pacientes, muchos estudios han subestimado las cifras.1

Hay alrededor de 85,000 canadienses y 250,000 personas en Estados Unidos que viven con consecuencias de una LTCE. Se presentan aproximadamente 12,000 nuevos casos en Estados Unidos. Un tercio de estos pacientes llegan a los hospitales con paraplejía o cuadriplejía y sólo 1% se egresan neurológicamente recuperados. Las consecuencias de la LTCE son severas y a menudo fatales. La mortalidad oscila entre el 48 y 79%, entre 4.4 y 16% mueren antes del alta hospitalaria. Más de la mitad de las LTCE son resultado de trauma, la causa más común son los accidentes automotores (40–50%), seguido por caídas (20%), violencia (14%) y lesiones relacionadas al trabajo o actividades recreativas.1

La incidencia anual de LTCE es 3 a 4 veces más alta en hombres que en mujeres. Dos tercios de los afectados tienen menos de 30 años de edad. La recuperación de la LTCE alcanza un máximo en 3 a 6 meses, sin embargo, en los pacientes con lesión cervical completa sólo 10% recuperan la función sensorial sin recuperación de la función motora y 10% recuperan cierto grado de función motora.2

La LTCE es un evento que resulta en alteraciones en la función sensitiva, motora o autonómica con un alto impacto mental, físico y social en los pacientes. Su tratamiento requiere importantes recursos de atención médica y puede suponer una carga financiera importante para los pacientes, sus familias y el Estado. Estos costos se deben en gran medida a la necesidad de atención aguda de alto nivel a corto plazo y a la atención secundaria asociada a complicaciones que ocurren a largo plazo. Para mejorar el manejo de las lesiones, es necesario cuantificar la incidencia y la prevalencia de la LTCE para comprender mejor las tasas de ocurrencia y delinear las formas de prevención. Además, este conocimiento permite a los proveedores de atención médica estimar tanto el costo como la carga psicosocial de esta enfermedad y los recursos necesarios para su manejo. El ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.