Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La endocrinología de la reproducción es el estudio de las hormonas y factores neuroendocrinos que son producidos por los tejidos reproductivos o bien, que los afectan; estos tejidos incluyen el hipotálamo, adenohipófisis, ovario, endometrio y placenta. Una hormona se describe, clásicamente, como un producto celular que es secretado en la circulación periférica y que ejerce sus efectos en tejidos distantes (figura 16–1); esto se conoce como secreción endocrina. En la fisiología reproductiva existen formas adicionales de comunicación de célula a célula. La comunicación paracrina, común en el ovario, se refiere a la señalización química entre células vecinas. La comunicación autocrina ocurre cuando una célula libera sustancias que influyen en su propia función. La producción de una sustancia en una célula que afecta a dicha célula antes de su secreción se conoce como efecto intracrino.

Figura 16–1.

Diferentes tipos de comunicación hormonal. Endocrina: las hormonas viajan a través de la circulación para alcanzar sus células efectoras. Paracrina: las hormonas difunden a través del espacio extracelular para alcanzar sus células efectoras, las cuales son células vecinas. Autocrina: las hormonas envían retroalimentación a las células de origen, sin alcanzar la circulación.

En la vía neural clásica, un neurotransmisor cruza un pequeño espacio extracelular conocido como unión sináptica y se une a dendritas de una segunda neurona (figura 16–2). Estos factores también pueden secretarse hacia el espacio vascular y transportarse a otros tejidos donde ejercen sus efectos en un proceso conocido como secreción neuroendocrina o señalización neuroendocrina. Un ejemplo es la secreción de hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH, gonadotropin-releasing hormone) hacia la vasculatura portal con efectos sobre las células gonadotrofas en la adenohipófisis.

Figura 16–2.

Tipos de secreción de neurotransmisores. A. Liberación y unión clásica de neurotransmisores. La transmisión de un potencial de acción siguiendo el axón neuronal ocasiona la liberación de neurotransmisores, los cuales viajan a través de la hendidura sináptica para alcanzar su célula efectora. B. Secreción neurohormonal. Un potencial de acción ocasiona la liberación de neurotransmisores. En este caso, los neurotransmisores alcanzan la circulación y viajan a través de ella para alcanzar su órgano efector.

La función normal del aparato reproductivo requiere una regulación precisa en cuanto a cantidad y tiempo por parte del eje hipotálamo-hipófisis-ovario (figura 16–3). En el hipotálamo, centros o núcleos específicos liberan pulsos de GnRH; este decapéptido se une a los receptores de superficie en la subpoblación de células gonadotrofas en la adenohipófisis. En respuesta, las células gonadotrofas secretan glucoproteínas gonadotropinas ―hormona luteinizante (LH, luteinizing hormone) y hormona foliculoestimulante (FSH, folli­cle-stimulating hormone)― en la circulación periférica. En el ovario, la LH y la FSH se unen a las células granulosas y de la teca para estimular la foliculogénesis ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.