Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La enfermedad trofoblástica gestacional (GTD, gestational trophoblastic disease) se refiere a un espectro de tumores interrelacionados, pero con rasgos histológicos distintivos que se originan de la placenta (cuadro 37–1) (Hui, 2014a,b). Estas enfermedades se caracterizan por un marcador tumoral confiable, la subunidad β de la gonadotropina coriónica humana (β-hCG, human chorionic gonadotropin), y tienen tendencias diversas a la invasión local y la diseminación.

Cuadro 37–1.Clasificación modificada de la Organización Mundial de la Salud para la enfermedad trofoblástica gestacional.

La neoplasia trofoblástica gestacional (GTN, gestational trophoblastic neoplasia) se refiere al subgrupo de la enfermedad trofoblástica gestacional que tiene secuelas malignas. Estos tumores requieren estadificación formal y por lo general tienen respuesta favorable a la quimioterapia. Lo más frecuente es que la neoplasia trofoblástica gestacional se desarrolle después de un embarazo molar, aunque puede seguir a cualquier gestación. El pronóstico en la mayoría de los casos de neoplasia trofoblástica gestacional es excelente y las pacientes siempre se curan, incluso con metástasis diseminadas. La perspectiva para la conservación de la fertilidad y para un embarazo exitoso subsiguiente también es excelente (Vargas, 2014; Wong, 2014). Por consiguiente, aunque la enfermedad trofoblástica gestacional es infrecuente, como su oportunidad de curación es enorme, los médicos deben familiarizarse con su cuadro clínico, diagnóstico y tratamiento.

EPIDEMIOLOGÍA Y FACTORES DE RIESGO

La incidencia de enfermedad trofoblástica gestacional se ha mantenido bastante constante, en alrededor de 1–2 por cada 1000 partos en Norteamérica y Europa (Eysbouts, 2016; Gockley, 2016; Lybol, 2011). Aunque se habían informado antiguas tasas más altas de incidencia en regiones de Asia, parte de esta disparidad podría reflejar discrepancias entre la recopilación de datos en la población y en los hospitales (Chong, 1999; Kim, 2004; Matsui, 2003). Es posible que también influyan las mejores condiciones socioeconómicas y los cambios dietéticos, por otra parte, ciertas poblaciones del sureste de Asia, así como las hispanas y nativas norteamericanas que viven en Estados Unidos, tienen mayores incidencias (Drake, 2006; Smith, 2003; Tham, 2003).

La edad materna en los extremos superior e inferior conlleva un mayor riesgo de enfermedad trofoblástica gestacional (Gockley, 2016); esta relación es mucho mayor para las molas completas, mientras que el riesgo de embarazo molar parcial varía poco con la edad. Una explicación es que los óvulos de las mujeres de mayor edad tienen tasas más altas de fecundación anormal. De igual manera, la edad paterna más avanzada se relaciona con un riesgo más alto (La ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.