Skip to Main Content

DEFINICIÓN

Es una micosis de curso subagudo o crónico, causada por dos complejos de levaduras patógenas oportunistas denominadas Cryptococcus neoformans y Cryptococcus gattii. Se caracteriza por afectar inicialmente los pulmones, y después diseminarse a la piel y vísceras, con una clara predilección hacia el sistema nervioso central (SNC).

SINONIMIA

Blastomicosis europea, torulosis, enfermedad de Busee-Buschke.

ETIOLOGÍA

Los agentes etiológicos pertenecen a dos complejos: Cryptococcus neoformans, el cual tiene dos especies crípticas: C. neoformans (ss) y C. deneoformans, que se consideran patógenas oportunistas; y el segundo complejo Cryptococcus gattii, conformado por cinco especies crípticas: C. gattii (ss), C. bacillisporus, C. deuterogattii, C. tetragattii y C. decagattii, y se consideran patógenas primarias. Ambos complejos están compuestos de levaduras capsuladas, clasificadas dentro de la Phyla (división) Basidiomycota, familia Fillobasidiaceae y género Filobasidiella.

En forma excepcional, la criptococosis es producida por otras especies de Cryptococcus, como C. albidus, C. laurentii y C. uniguttulatus. En el cuadro 24–1, se presentan las principales especies de los complejos de Cryptococcus.

Cuadro 24–1Complejos de Cryptococcus, especies que lo integran y su anterior denominación por variedades y serotipos.

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

En 1894 y en Italia, Sanfelice aisló del jugo de durazno una levadura capsulada que denominó Saccharomyces neoformans, con la que observó experimentalmente diferentes lesiones en animales de laboratorio. En ese año, en Alemania, Busee y Buschke reportaron el aislamiento del mismo hongo en un humano, a partir de una lesión sarcomatosa en la pierna (en la región tibial); el paciente murió tiempo después; en ese caso se observó diseminación del microorganismo al hígado, los pulmones, el bazo, los riñones y huesos; el agente etiológico se clasificó como Saccharomyces hominis. Luego de estas primeras comunicaciones empezaron a aparecer otras en diversas topografías clínicas, como pulmones, meninges, piel, etc. La primera denominación de Cryptococcus se debe a Vullemin (1901), quien estudió la morfología y características de la cepa; asimismo, comprobó que no tenía la capacidad de formar ascosporas como lo hace el género Saccharomyces y, por lo tanto, la llamó Cryptococcus hominis...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.