Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La fibromialgia es un padecimiento crónico e incapacitante. Su prevalencia se calcula entre 3–5% llegando a presentarse en la población de 40–50 años, con predominio por el sexo femenino.

La sintomatología más frecuente en estos pacientes se caracteriza por dolor crónico generalizado acompañado de manifestaciones como fatiga, alteraciones en el sueño, disfunción cognitiva, ansiedad y episodios depresivos.

El tratamiento de la fibromialgia no es fácil e involucra la participación multidisciplinaria de diversos especialistas como son: reumatólogo, psiquiatra, médico de rehabilitación, clínica del dolor y psicólogo.5

Hasta el día de hoy no hay una cura para la fibromialgia y se han intentado varias medidas tanto no farmacológicas y farmacológicas para tratar el padecimiento, sin éxito en muchos casos (figura 14–1).

Figura 14–1.

Dualidad en la combinación del objetivo del tratamiento en los pacientes con fibromialgia, con respecto a las medidas farmacológicas y no farmacológicas.2

TRATAMIENTO NO FARMACOLÓGICO

Las medidas no farmacológicas comprenden educación, ejercicio (aeróbico) y terapia cognitivo conductual, las cuales tienen efectos similares a los medicamentos empleados en lo que a efectividad y nivel de evidencia se refiere. En varias ocasiones, estas herramientas no son empleadas por el clínico por considerarlas costosas o preferencia por los medicamentos. Es importante, en el paciente recién diagnosticado, explicar ampliamente el padecimiento, mitigar dudas y puntualizar la cronicidad del mismo mediante programas educacionales.5

Estas medidas no farmacológicas son comúnmente empleadas sobre todo en la disfunción laboral y emocional asociada a la fibromialgia, aunque ayuden más al síntoma cardinal de dolor.

Existen pocos estudios controlados que ofrezcan terapias alternativas para la fibromialgia como son la inyección analgésica en puntos gatillo o dolorosos, quiropráctica, acupuntura, thai chi, yoga e hidroterapia, masajes con resultados similares, siendo necesarios estudios subsecuentes para validarlos.

En un metaanálisis,11 los estudios fueron analizados para valorar las modalidades de agentes físicos: terapia láser, terapia termal, terapia con campos electromagnéticos y estimulación eléctrica nerviosa (TENS). Con respecto al láser, no redujo escalas de dolor, pero hubo una mejora en cuanto a puntos dolorosos. La terapia termal se asoció a disminución de escala de dolor, puntos dolorosos y FIQ score (cuestionario de impacto de la fibromialgia). La terapia electromagnética reportó mejora del dolor y FIQs. La terapia TENS redujo sólo el dolor.5

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Con respecto al tratamiento farmacológico, existen más de 40 sustancias estudiadas hasta el momento, con variación de la efectividad en los estudios, número de pacientes evaluados y objetivos primarios (cuadro 14–1). Hasta hoy, tres drogas han sido aprobadas por la FDA para el tratamiento de la fibromialgia: pregabalina, la cual se une a la subunidad α2δ voltaje dependiente y canales dependientes de calcio y la duloxetina ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.