Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los riñones son órganos pares multifuncionales encargados de producir la orina y mantener la homeostasis de muchas variables fisiológicas (osmolaridad, volemia, presión arterial, pH arterial) imprescindibles para el funcionamiento del organismo humano. Son los principales reguladores del medio interno.

A pesar de la gran variedad en la ingesta de agua y electrolitos que realiza cada día el ser humano, estos órganos ajustan el volumen urinario y la composición del líquido extracelular (LEC) de una manera sincrónica que mantiene la homeostasis del organismo humano o la constancia del medio interno.

En interacción directa con el sistema cardiovascular, los glomérulos filtran diariamente 180 litros de plasma al día, y solo 1% del filtrado es excretado como orina. La elaboración de la orina se inicia con la filtración del plasma en los glomérulos y los mecanismos de reabsorción y secreción en los túbulos renales.

Investigaciones y esfuerzos clínicos en las últimas décadas han modificado drásticamente nuestra comprensión de la naturaleza molecular del transporte y mecanismos de señalización que explican los procesos de filtración, reabsorción y secreción de solutos y agua por los riñones.

FUNCIONES DE LOS RIÑONES

Los riñones intervienen de manera esencial en los siguientes aspectos:

  1. Regulación de la homeostasis hídrica, la composición de electrolitos, la regulación del volumen extracelular y con ello la presión arterial y la homeostasis ácido-base.

  2. Excreción de los productos de desecho metabólicos (urea, amoniaco, sustancias químicas exógenas, como metabolitos de fármacos) del organismo.

  3. Síntesis y activación de hormonas que participan en la eritropoyesis (eritropoyetina), el metabolismo del calcio (1,25 dihidroxicolecalciferol, en la regulación del flujo sanguíneo renal, la presión arterial (renina, angiotensina II intrarrenal) y en el antienvejecimiento, mediante la hormona Klotho que se produce principalmente en el riñón.

  4. Síntesis de glucosa a partir de aminoácidos y otros precursores en situaciones de ayuno prolongado, y contribuyen así al mantenimiento de la glucemia en esta situación.

La regulación de la osmolaridad (concentración de sodio), es fundamental para el mantenimiento del volumen celular normal, mientras que el control del volumen (cantidad de sodio) de los líquidos corporales es importante para el funcionamiento correcto del sistema cardiovascular.

Nuevos mecanismos fisiológicos clave han surgido de investigaciones recientes, particularmente a través de un enfoque multidisciplinario que utiliza células y organismos modelo.

A fin de realizar las funciones tubulares, el riñón está equipado con una serie de proteínas de transporte que incluyen canales iónicos, transportadores y bombas que son parte de las células epiteliales específicas a lo largo de los diversos segmentos del túbulo. La actividad de estos transportadores básicamente se puede regular en varios niveles discretos: el nivel de expresión del transportador particular que puede ser regulado por hormonas específicas, el tráfico del transportador a la membrana plasmática designada que puede controlarse mediante procesos de señalización intracelular y en tercer nivel, la actividad de la proteína ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.