Skip to Main Content

ANATOMÍA DEL APARATO URINARIO INFERIOR

El aparato urinario se divide clásicamente en tracto urinario superior e inferior. El superior está formado por los riñones que tras la formación de la orina, la conducen por la pelvis renal hacia los uréteres, que son conductos formados por fibras musculares, y a través de ellos hasta la vejiga.

El tracto urinario inferior, por su parte, sobre el que se centrará este tema debido a su papel en la fisiología de la micción, está formado por (figura 34–1):

  1. Vejiga urinaria, cuya misión principal es el almacenamiento de la orina.

  2. La uretra, que sirve de drenaje de la orina al exterior.

  3. Los uréteres, son dos conductos que transportan la orina desde la pelvis renal hasta la vejiga.

Figura 34–1

Anatomía del tracto urinario inferior.

Vejiga

La vejiga es un órgano muscular que tiene una doble función: el almacenamiento y vaciado de la orina. La vejiga es un reservorio cuyas paredes tienen musculatura lisa dispuesta en tres capas superpuestas que forman alrededor del orificio uretral un anillo muscular que constituye el esfínter interno. En condiciones normales, su capacidad es de 400–500 mL. Cuando la vejiga está vacía se sitúa detrás del pubis, pero cuando la vejiga está llena se eleva por encima de la sínfisis del pubis y puede palparse como un balón, es lo que se llama globo vesical.

Los meatos urinarios y la uretra delimitan una zona triangular llamada trígono vesical, que es más lisa que el resto de la mucosa.

La vejiga está revestida por un epitelio de transición que se denomina urotelio ―una capa submucosa con pliegues que van desapareciendo cuando se llena― y el músculo liso ―que se llama detrusor y es un músculo bastante potente, con gran capacidad de contracción―. Los haces musculares lisos del detrusor no forman láminas, sino que se entrecruzan en forma de malla de red.

El músculo detrusor está formado por una capa de músculo liso longitudinal interna y una capa de músculo liso circular. La capa de músculo liso longitudinal externa constituye el esfínter interno involuntario. El músculo detrusor tiene fibras muy dispersas, pero cuando se contraen al unísono son muy eficaces; su contracción provoca una continuidad entre vejiga, trígono y uretra, de modo que la estructura se transforma en un tubo por el que se vacía la orina.

Los uréteres transportan la orina desde la pelvis renal hasta la vejiga y penetran a la altura del trígono vesical en sentido oblicuo, lo que les permite atravesar más longitudinalmente el músculo detrusor. De esta forma, cuando la vejiga se contrae, los uréteres se cierran más e impiden que la orina vuelva hacia ellos, con lo que se evita el reflujo vesicoureteral.

Uretra

...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.