Skip to Main Content

ESTUDIOS DE FUNCIÓN PULMONAR

La función principal del aparato respiratorio es el intercambio de gases. Para que tenga lugar es indispensable el correcto funcionamiento de toda una serie de estructuras estudiadas en capítulos anteriores y que comprenden desde el centro respiratorio hasta la concentración de hemoglobina, pasando por el alvéolo pulmonar. En el laboratorio de función pulmonar se puede estudiar el funcionamiento de todas estas estructuras. Las técnicas que aportan mayor información, y a las que se dedica este capítulo, son la espirometría, el estudio de los volúmenes pulmonares, la prueba de transferencia del CO y la gasometría arterial.

ESPIROMETRÍA

La espirometría es una técnica que, por medio de un espirómetro, analiza los distintos volúmenes de aire que el pulmón es capaz de movilizar. La figura 56–1 muestra el esquema de un espirómetro convencional, formado por una campana introducida en un recipiente cilíndrico y sellada con agua. Los cambios de volumen en la campana producidos cuando se respira a través de un tubo conectado a la misma, se trasladan a un registrador gráfico o a un microordenador.

Figura 56–1

Esquema del espirómetro de agua convencional.

El resultado son curvas volumen/tiempo donde se pueden evaluar los volúmenes y capacidades detallados en la figura 56–2. El volumen de aire inspirado o espirado en cada respiración es el volumen corriente o volumen tidal (VT). El volumen máximo de gas que puede ser inspirado a partir del VT es el volumen de reserva inspiratorio (VRI), y el volumen máximo de gas que puede ser espirado a partir del VT es el volumen de reserva espiratorio (VRE). El volumen máximo de gas capaz de ser movilizado por los pulmones es la capacidad vital (CV), y corresponde con la suma del VT, VRI y VRE. El volumen de gas que queda en el pulmón después de una espiración máxima es el volumen residual. La suma del volumen residual y el VRE da la capacidad residual funcional (CRF), que es el volumen pulmonar al final de una espiración durante la respiración en reposo, y la suma del volumen residual con la CV constituye la capacidad pulmonar total (CPT [o TLC, del inglés total lung capacity]), que es la máxima cantidad de gas que los pulmones pueden albergar. El volumen residual no se puede medir con un espirómetro, y para su cálculo se precisan técnicas pletismográficas o de dilución de gases.

Figura 56–2

Volúmenes y capacidades obtenidas mediante una espirometría simple. El volumen residual, la capacidad pulmonar total (CPT) y la capacidad residual funcional (CRF) se obtienen mediante técnicas de estudio de volúmenes pulmonares (véase texto).

La espirometría forzada consiste en solicitar al sujeto, que después ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.