Skip to Main Content

OVARIO

Los ovarios humanos son dos cuerpos ovalados que después de la pubertad tienen unas dimensiones de 4 × 3 × 1 cm, y se encuentran alojados en la pelvis, fijados a la superficie posterior del ligamento ancho por medio de un pliegue peritoneal denominado mesovario. Su aporte nervioso, vascular y linfático ocurre precisamente a través del mesovario, que junto con otras estructuras fibromusculares, mantienen el ovario en posición a la entrada de las trompas de Falopio y unido al útero; su peso total combinado oscila alrededor de los 15 g (figura 83–1).

Figura 83–1

Estructura del aparato genital femenino.

Después del quinto mes de vida fetal, el ovario presenta ya tres regiones distintas perfectamente estructuradas: una médula central, un córtex externo y un hilio interno en el punto de anclaje del ovario con el mesovario. La médula está compuesta por una colección celular heterogénea, el córtex está formado por células germinales (oocitos) rodeadas de complejos celulares inmersos en el estroma, formando los folículos ováricos, recubiertos por un epitelio celómico denominado epitelio germinal. El hilio contiene nervios, vasos sanguíneos y linfocitos, tejido conectivo de sostén y algunas células esteroidogénicas denominadas células hiliares. De todas estas regiones, es el córtex ovárico el más importante y donde ocurren la mayoría de los cambios asociados con el normal funcionamiento de esta gónada (figura 83–2). Dentro de esta región destacan como estructuras fundamentales los folículos ováricos, cuya organización y componentes sufren una serie de cambios coincidentes con el grado de diferenciación y desarrollo de los oocitos contenidos en su interior. Tales cambios están íntimamente relacionados con la doble misión de los ovarios. Por una parte, son responsables de la secreción de las hormonas femeninas una vez transcurrida la pubertad y, por la otra, serán también los encargados de proporcionar los gametos femeninos, los óvulos para su potencial fecundación.

Figura 83–2

Estructura microscópica del ovario. Desarrollo folicular. Ovulación.

Anatomía funcional

Oogénesis

Las células germinales femeninas derivan de las oogonias, que proceden a su vez de células progenitoras que aparecen en la pared del saco vitelino cerca del extremo caudal del embrión alrededor de la 3a semana de gestación. Estas células migran activamente a través de los tejidos embrionarios y alcanzan la cresta genital, donde se dividen activamente y dan lugar a las oogonias en la 5a semana de gestación. Las divisiones persisten a nivel de las oogonias, y en el 5° y 6° mes de embarazo, los ovarios contienen alrededor de 6 millones de oogonias. A partir del segundo mes de vida fetal algunas oogonias interrumpen sus mitosis y entran en la profase de su primera división meiótica, lo que da ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.