Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Molestias fluctuantes de la faringe o la boca.

  • Inmunodepresión sistémica o local, como después del uso reciente de corticoesteroides, antineoplásicos o antibióticos.

  • Eritema de la cavidad bucal o la orofaringe con parches blancos algodonosos.

  • Resolución rápida de los síntomas con el tratamiento apropiado.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

A. Síntomas y signos

La candidosis bucal (algodoncillo) suele ser dolorosa y su aspecto perece de material similar al cuajo, de color blanco cremoso sobre la mucosa eritematosa (fig. 6–22). En vista de que es fácil desprender las zonas blanquecinas (p. ej., con un abatelenguas), a diferencia de lo observado con la leucoplasia o el liquen plano, solo se observa el eritema irregular subyacente. La candidosis de la boca suele relacionarse con algunos factores de riesgo como: 1) uso de prótesis dentales; 2) estado de debilidad con aseo deficiente de la boca; 3) diabetes mellitus; 4) anemia; 5) quimioterapia o radiación local y 6) uso de corticoesteroides (orales o sistémicos) o 7) antibióticos de amplio espectro. La queilitis del ángulo de la boca es otra manifestación de candidosis, (aunque también aparece en caso de deficiencias nutricionales) (fig. 8–8).

FIGURA 8–8.

Queilitis grave del ángulo de la boca en un varón VIH-positivo con algodoncillo bucal. (Reproducida con autorización de Richard P. Usatine, MD, y de Usatine RP, Smith MA, Mayeaux EJ Jr, Chumley H., Tysinger J. The Color Atlas of Family Medicine. McGraw Hill, 2009.)

B. Estudios diagnósticos

El diagnóstico es clínico. Una preparación húmeda con hidróxido de potasio revela esporas y puede mostrar micelios no tabicados. La biopsia muestra seudomicelios intraepiteliales de Candida albicans.

Con frecuencia, la candidosis es la primera manifestación de infección por VIH, y siempre deben indicarse pruebas para detectar dicha infección cuando no hay causa predisponente conocida para la proliferación de Candida (véase también el cap. 31). En Estados Unidos, las guías clínicas para la valoración y el tratamiento de la infección incipiente por VIH, del Department of Health Services, recomiendan la exploración de la mucosa bucal en cada consulta, así como una revisión odontológica cada seis meses en el caso de personas infectadas por VIH.

TRATAMIENTO

Se pueden lograr buenos resultados con cualquiera de los siguientes antimicóticos: fluconazol (100 mg VO al día durante siete días; ketoconazol (200 a 400 mg VO con el desayuno [es necesario el medio gástrico ácido para su absorción] durante siete a 14 días); trociscos de clotrimazol (10 mg disueltos en la boca, cinco veces al día), o colutorios de nistatina (500 000 unidades [5 mL de 100 000 U/mL] retenidos en la boca antes de deglutirlos, tres veces al día). Aunque en personas con infección con VIH, pueden requerirse ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.