Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Ensanchamiento del mediastino en la radiografía torácica.

  • Con la rotura, inicio súbito de dolor torácico que se irradia a la espalda.

GENERALIDADES

La mayoría de los aneurismas torácicos se deben a ateroesclerosis, la sífilis es una causa rara. Los trastornos del tejido conectivo y los síndromes de Ehlers-Danlos y Marfan también son causas raras, pero tienen implicaciones terapéuticas importantes. Los falsos aneurismas traumáticos, causados por el desgarro parcial de la pared aórtica en lesiones por desaceleración, pueden ocurrir justo después del origen de la arteria subclavia izquierda. Menos del 10% de los aneurismas aórticos se encuentran en la aorta torácica.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

A. Síntomas y signos

Casi todos los aneurismas torácicos permanecen asintomáticos (eFig. 12–13). Cuando hay síntomas, dependen sobre todo del tamaño y la posición del aneurisma, así como de su ritmo de crecimiento. Puede haber dolor retroesternal, en la espalda o el cuello. La presión sobre la tráquea, esófago o vena cava superior puede causar los siguientes síntomas y signos: disnea, estridor o tos metálica; disfagia; edema en el cuello y brazos; y distensión venosa en el cuello. El estiramiento del nervio laríngeo recurrente causa ronquera. Con aneurismas de la aorta ascendente puede haber insuficiencia aórtica por dilatación del anillo de la válvula aórtica. La rotura de un aneurisma torácico es catastrófica porque la hemorragia rara vez se contiene, lo que no da tiempo para la reparación urgente.

eFigura 12–13.

Radiografía torácica que muestra un aneurisma del cayado aórtico. (Reproducida con autorizaciónde H Goldberg.)

B. Estudios de imagen

El aneurisma puede diagnosticarse en la radiografía torácica por el esbozo calcificado de la aorta dilatada. La CT es la modalidad de elección para demostrar la anatomía y tamaño del aneurisma, y para descartar lesiones que simulan aneurismas, como las neoplasias o el bocio retroesternal. La MRI también puede ser útil. En ocasiones son necesarios el cateterismo cardiaco y la ecocardiografía para describir la relación de los vasos coronarios con el aneurisma de la aorta ascendente.

TRATAMIENTO

Las indicaciones para la reparación dependen de la localización de la dilatación, el ritmo de crecimiento, los síntomas relacionados y las condiciones generales del paciente. Los aneurismas ≥6 cm pueden considerarse para reparación. Los aneurismas de la aorta torácica descendente se tratan de manera habitual con injerto endovascular. La reparación de los aneurismas del cayado debe realizarse solo si se cuenta con un equipo quirúrgico experto con un registro aceptable de resultados para estos procedimientos complejos. La disponibilidad de la técnica de endoinjerto aórtico torácico para los aneurismas torácicos descendentes o las reconstrucciones endovasculares ramificadas complejas de aneurismas que afectan el cayado o el segmento visceral de la ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.