Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Fiebre.

  • Maculopápulas transitorias.

  • Lesión renal aguda o crónica.

  • Piuria, cilindros de leucocitos y hematuria.

GENERALIDADES

La nefritis intersticial aguda es la causa de 10% a 15% de los casos de insuficiencia renal intrínseca. El signo patológico típico es la respuesta inflamatoria intersticial con edema y posible daño de células tubulares. Las reacciones inmunitarias celulares prevalecen sobre las respuestas humorales. Los linfocitos T pueden causar citotoxicidad directa o liberación de linfocinas que reclutan monocitos y células inflamatorias.

Los fármacos son la causa > 70% de los casos, pero la nefritis intersticial aguda también se observa en enfermedades infecciosas, trastornos inmunitarios o como un cuadro idiopático. Los fármacos que con mayor frecuencia la causan son las penicilinas y las cefalosporinas, las sulfonamidas y los diuréticos que contengan una sulfonamida, NSAID, inhibidores de la bomba de protones, rifampicina, difenilhidantoinato y alopurinol. Entre las causas infecciosas están las infecciones por estreptococos, la leptospirosis, el citomegalovirus, la histoplasmosis y la fiebre exantemática de las Montañas Rocosas. El lupus eritematoso sistémico, síndrome de Sjögren, sarcoidosis y crioglobulinemia también pueden ocasionar nefritis intersticial pero ocasionan con más frecuencia glomerulonefritis.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Las manifestaciones clínicas son fiebre (> 80%), exantema (25% a 50%), artralgias y eosinofilia en sangre periférica (80%). Sólo en 10% a 15% de los casos se identifica la tríada clásica de fiebre, erupción y artralgias. En la orina se observan a menudo leucocitos (95%), eritrocitos y cilindros leucocíticos. La proteinuria puede ser un signo, particularmente en la nefritis intersticial inducida por NSAID, aunque por lo regular es de poca magnitud (< 2 g/24 h). La eosinofiluria no es muy sensible ni específica para la nefritis intersticial; no se recomienda el estudio clínico para la eosinofiluria. Aunque la anamnesis y los datos de laboratorio a menudo pueden dar indicios para el diagnóstico, en ocasiones es necesaria la biopsia renal para la confirmación.

TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO

La nefritis intersticial aguda conlleva buen pronóstico. La recuperación ocurre en semanas o meses. Puede requerirse, con carácter urgente, la diálisis en 33% de todos los pacientes referidos antes de mostrar resolución, pero los pacientes rara vez progresan a ESRD. Las personas con lapsos prolongados de insuficiencia oligúrica y en senectud tienen el peor pronóstico. El tratamiento consiste en medidas de apoyo y eliminación del agente nocivo. Si la lesión renal persiste después de estas medidas, se puede considerar un ciclo corto de corticoesteroides, aunque los datos para apoyar el uso de estos fármacos no son sustanciales y su eficacia puede depender del tiempo que ha transcurrido entre el inicio de la AKI y su inicio. En los casos más graves de nefritis intersticial farmacoinducida se puede usar un ciclo corto con dosis altas de metilprednisolona (0.5 a 1 g/d por vía IV durante uno a cuatro días) o prednisona (60 mg/día VO durante ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.