Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Episodios descontrolados de atracones por lo menos dos veces a la semana durante tres meses.

  • Compensación inapropiada recurrente para evitar el aumento de peso mediante vómito autoinducido, laxantes, diuréticos, ayuno o ejercicio excesivo.

  • Preocupación exagerada por el peso y la forma corporal con influencia indebida del peso sobre la autoestima.

GENERALIDADES

La bulimia nerviosa es el consumo episódico sin control de grandes cantidades de alimento seguida de comportamiento compensatorio inapropiado para evitar el aumento de peso, como el vómito autoinducido, el uso de diuréticos o catárticos, una dieta estricta o ejercicio vigoroso.

Al igual que la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa es un trastorno que predomina en las mujeres jóvenes, caucásicas, de clases media y alta. Es más difícil de detectar que la anorexia y algunos estudios señalan que la prevalencia puede ser de incluso 19% en mujeres de edad universitaria.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

Las pacientes con bulimia nerviosa casi siempre consumen grandes cantidades de alimentos ricos en calorías y fáciles de ingerir, por lo general en secreto. Algunas pueden tener varios episodios en un día durante múltiples días; otras refieren patrones regulares y persistentes de consumo excesivo. Las comilonas casi siempre van seguidas de vómito, catárticos o diuréticos, y por lo regular se acompañan de sentimientos de culpa o depresión. Es factible que los periodos de ingestión excesiva vayan seguidos de intervalos de inanición autoimpuesta. Es probable que el peso corporal fluctúe, pero casi siempre se encuentra dentro de un margen de 20% del BMI ideal.

Los aspectos familiares y psicológicos casi siempre son similares a los observados en pacientes con anorexia nerviosa. Sin embargo, las pacientes con bulimia tienen mayor incidencia de obesidad; mayor consumo de catárticos y diuréticos; y comportamiento más impulsivo o antisocial. Por lo general, la menstruación se mantiene.

Las complicaciones médicas son múltiples. Hay informes de dilatación gástrica y pancreatitis después de un atracón. El vómito puede causar problemas dentales, faringitis, esofagitis, aspiración y alteraciones electrolíticas. El abuso de catárticos y diuréticos también ocasiona desequilibrios electrolíticos o deshidratación. Es frecuente el estreñimiento.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la bulimia nerviosa requiere apoyo y psicoterapia. Se han utilizado terapias individual, grupal, familiar y conductual. Los antidepresivos pueden ser beneficiosos. Los mejores resultados se obtienen con fluoxetina y otros inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina. Dada la limitación del tratamiento farmacológico, se necesita más investigación para desarrollar tratamientos seguros, eficaces y dirigidos. Aunque la muerte por bulimia es poco frecuente, el pronóstico psiquiátrico a largo plazo de la bulimia grave es peor que el de la anorexia nerviosa.

CUÁNDO REFERIR

En todo paciente con bulimia diagnosticada se requiere el tratamiento simultáneo de un psiquiatra.

+
Bello  NT  et al. Safety of ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.