Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Modos de transmisión: contacto sexual con una persona infectada, exposición parenteral a sangre infectada (transfusión o compartir agujas), exposición perinatal.

  • Manifestaciones sistémicas prominentes: diaforesis, diarrea, pérdida de peso y consunción.

  • Infecciones oportunistas por disminución de la inmunidad celular, que ponen a menudo en peligro la vida.

  • Cánceres de gran malignidad, en particular linfoma no Hodgkin.

  • Manifestaciones neurológicas que incluyen demencia, meningitis aséptica y neuropatía.

GENERALIDADES

En 1981, cuando se diagnosticó por primera vez el sida en Estados Unidos, los casos se identificaban al encontrar infecciones oportunistas graves como neumonía por Pneumocystis que indicaban defectos profundos de la inmunidad celular en ausencia de otras causas de inmunodeficiencia. Una vez que se estableció al VIH como causa del síndrome, resultó evidente que las infecciones oportunistas graves y las neoplasias raras se encontraban en un extremo del espectro de la enfermedad y en el otro los individuos seropositivos, pero sanos.

La primera etapa de la infección por el VIH es la infección aguda. Se caracteriza por una enfermedad con síntomas sistémicos que incluyen fiebre, erupción cutánea, adenomegalias y meningitis aséptica. El diagnóstico se establece en un paciente previamente conocido como VIH negativo o de estado desconocido en el que se desarrollan estos síntomas característicos después de una exposición al VIH. Si las pruebas de anticuerpos contra el VIH no son reactivas, la confirmación del diagnóstico se realiza con una carga viral positiva para VIH (cuadro 31–2). Si se sospecha de infección aguda, pero la prueba de carga viral de VIH es negativa o si la carga viral es positiva, pero a un nivel bajo (< 1 000 copias), la prueba debe repetirse en dos semanas. En los pacientes con infección aguda, más tarde se desarrollarán anticuerpos y los inmunoenzimoanálisis se volverán reactivos. Los pacientes con infección aguda deben recibir tratamiento antirretroviral a la brevedad (véase la sección Tratamiento, más adelante).

No todos los pacientes con infección por VIH son diagnosticados con enfermedad aguda. Los pacientes pueden convertirse, de prueba negativa para anticuerpos contra VIH a una prueba positiva sin haber recibido atención médica. Una vez que la etapa de infección aguda ha pasado, los pacientes generalmente entran en una fase asintomática; en los años previos al tratamiento antiviral efectivo, se encontró que esta etapa asintomática podría durar años, aunque durante este tiempo ocurría lesión del sistema inmunitario.

La clasificación “sida” define la etapa tardía de la infección por VIH.

La definición de casos de sida, según los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) (cuadro 31–1), incluye infecciones oportunistas y cánceres que rara vez ocurren en ausencia de inmunodeficiencia grave (p. ej., neumonía por Pneumocystis, linfoma del sistema nervioso central). También clasifica como personas con sida a quienes tienen un estudio serológico positivo para VIH y ciertas infecciones y cánceres que pueden aparecer en hospedadores con ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.