Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • La enfermedad clínica puede variar de un padecimiento asintomático a hepatopatía y nefropatía letales.

  • La leptospirosis anictérica es la forma más frecuente y leve de la enfermedad.

  • La leptospirosis ictérica (síndrome de Weil) se caracteriza por alteración de las funciones renal y hepática, un estado mental anormal y neumonía hemorrágica, y conlleva una tasa de mortalidad de 5% a 40%.

GENERALIDADES

La leptospirosis es una infección treponémica aguda causada por 21 especies del género Leptospira y en ocasiones puede ser grave. Su distribución es mundial y se encuentra entre las enfermedades zoonóticas más frecuentes. Las leptospiras pueden entrar a través de lesiones cutáneas menores y tal vez de la conjuntiva. Se han notificado casos después de actividades recreativas en viajeros internacionales como nadar o viajar en balsa en aguas contaminadas y se han identificado casos laborales entre personas que trabajan en alcantarillas, arrozales, mataderos y el campo. Se han observado casos esporádicos urbanos entre indigentes expuestos a la orina de ratas. Las leptospiras también pueden transmitirse a los seres humanos por el consumo de alimentos y bebidas contaminados con orina del animal infectado.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

A. Síntomas y signos

La leptospirosis anictérica, la forma más frecuente y leve de la enfermedad, suele ser bifásica. Después de un periodo de incubación de dos a 20 días, comienza la fase inicial o “septicémica” que incluye fiebre súbita hasta de 39° a 40°C, escalofríos, dolor abdominal, cefalea intensa y mialgias, en especial en músculos de la pantorrilla. Se advierte intensa hiperemia conjuntival. Se pueden aislar leptospiras de la sangre, LCR y tejido. Después de un lapso de uno a tres días de mejoría sintomática y desaparición de la fiebre, comienza la segunda fase o “inmune”; sin embargo, en la enfermedad grave las fases pueden ser indistinguibles. No hay leptospiras en sangre ni líquido cefalorraquídeo, pero sí en el riñón, y aparecen anticuerpos específicos. Se observa una recurrencia de los síntomas, como en la primera fase de la enfermedad, con el inicio de meningitis. Pueden surgir uveítis (unilateral o bilateral que a menudo afecta todo el tracto uveal), exantema, náusea, vómito, diarrea y adenopatía. Una manifestación muy poco frecuente, pero grave, es la neumonía hemorrágica. La enfermedad remite en forma espontánea con duración de cuatro a 30 días y la regla es una recuperación completa.

La leptospirosis ictérica (síndrome de Weil) es la forma más grave de la enfermedad y se caracteriza por alteración de las funciones renal y hepática, un estado mental anormal, neumonía hemorrágica, hipotensión y una tasa de mortalidad de 5% a 40%. Los Síntomas y signos son a menudo continuos y no bifásicos.

Durante la Segunda Guerra Mundial se observó fiebre pretibial, variedad leve de leptospirosis causada por Leptospira autumnalis, en el Fuerte Bragg. En la fiebre pretibial aparece ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.