Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

El micetoma es una infección destructiva local crónica, lentamente progresiva, que suele afectar al pie; comienza en los tejidos subcutáneos, frecuentemente después de la implantación de material vegetativo dentro de los tejidos durante las actividades ocupacionales. La infección después se propaga a estructuras contiguas con tractos sinusales y granos extruidos. El eumicetoma (también conocido como maduromicosis) es el término utilizado para describir el micetoma causado por hongos verdaderos. El micetoma actinomicótico es producido por Actinomadura sp, Streptomyces y Nocardia. La enfermedad inicia como pápulas o nódulos o bien, abscesos que progresan con lentitud a lo largo de meses o años para formar múltiples abscesos y trayectos fistulosos que se ramifican en tejidos profundos. Puede sobrevenir una infección bacteriana secundaria en úlceras grandes abiertas. Las radiografías pueden mostrar cambios destructivos en el hueso subyacente. El color y características de los gránulos a menudo sugieren el microorganismo causal, al igual que el tamaño de las hifas en los tejidos infectados, pero el diagnóstico definitivo requiere cultivo.

En los pacientes con actinomicetoma el pronóstico es bueno, porque a menudo responden bien a las sulfonamidas con aminoglucósidos. Se ha publicado que la combinación de TMP-SMZ en dosis de 8/40 mg/kg/día por VO durante un ciclo de cinco semanas con amikacina, 15 mg/kg/día por vía IV o IM cada 12 h durante las primeras tres semanas del ciclo posee excelente actividad. El desbridamiento ayuda a la cicatrización, pero es necesario el tratamiento médico.

El pronóstico del eumicetoma no es bueno, aunque se puede obtener una tasa de respuesta del 70% con el desbridamiento quirúrgico junto con la administración prolongada de itraconazol, 200 mg cada 12 h, o combinaciones que incluyan dicho fármaco y la terbinafina. Los agentes causales pueden responder de manera diversa a los antimicóticos, por lo cual son invaluables los resultados del cultivo. En casos muy avanzados se requiere la amputación.

+
Ahmed  AA  et al. Mycetoma laboratory diagnosis: review article. PLoS Negl Trop Dis. 2017 Aug 24;11(8):e0005638.
[PubMed: 28837657]
+
Relhan  V  et al. Mycetoma: an update. Indian J Dermatol. 2017 Jul–Aug;62(4):332–40.
[PubMed: 28794542]
+
van de Sande  W  et al. Closing the mycetoma knowledge gap. Med Mycol. 2018 Apr 1;56(Suppl 1):153–64.
[PubMed: 28992217]

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.