Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La seguridad médica de los viajes aéreos depende de la naturaleza y la gravedad de la condición previa al vuelo del viajero y de factores como la duración y la frecuencia del viaje, el uso y la frecuencia del ejercicio durante el vuelo, la presión de altitud de la cabina, la disponibilidad de suministros médicos, (incluyendo los desfibriladores externos automáticos y oxígeno suplementario), enfermedades infecciosas de otros viajeros, y la presencia de profesionales de la salud a bordo. Cada vez aumentan más las urgencias a bordo de los vuelos puesto que cada vez hay más personas que viajan con alguna enfermedad de fondo. Los pasajeros aeronáuticos son susceptibles a muy diversos problemas propios de los vuelos: pulmonares (hipoxemia, neumotórax espontáneo); tromboembolia venosa (VTE, venous thromboembolism); infecciones, cardiopatía, trastornos gastrointestinales, oculares e inmunitarios, síncope, anomalías neuropsiquiátricas, metabólicas, traumatismos y algunas alteraciones a causa de estupefacientes. Los riesgos de viajar en avión son mayores para aquellos viajeros con condiciones médicas preexistentes: embarazo, enfermedades pulmonares (hipoxemia crónica, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica, enfermedades pulmonares quísticas difusas), trastornos tromboembólicos, enfermedades cardiovasculares, afecciones neurológicas (epilepsia, accidente cerebrovascular), cirugía o trauma reciente, diabetes mellitus, cáncer, sistema inmunitario comprometido, enfermedades infecciosas, enfermedades mentales, y dependencia de sustancias. Las personas que vuelan con frecuencia o por trabajo también tienen mayor riesgo de padecer exposición acumulativa a radiaciones, calidad del aire de la cabina, alteraciones circadianas y problemas de presurización.

La hipoxia hipobárica es la principal causa de muchas urgencias médicas graves en vuelos debido a la altura de la cabina. Uno de los requisitos para los aviones comerciales es mantener la presurización de la cabina al equivalente de 8 000 pies o menos. A pesar de los requisitos de presurización de los aviones comerciales, existe hipoxemia significativa, disnea, expansión de gas, y estrés en los viajeros, particularmente en aquellos con enfermedad pulmonar subyacente.

Cualquier forma de viaje duradero que entraña inmovilización se ha vinculado con mayor riesgo de tromboembolia venosa VTE (conocida como “trombosis de viajeros”) aunque el viaje por aire ha sido el centro de revisión médica. El riesgo de VTE es más relevante para aquellos pasajeros con factores de riesgo de VTE adicionales. Entre los trastornos que se producen en quienes viajan a grandes distancias y que están expuestos a un gran riesgo de VTE están: 1) viajes en que la persona queda inmovilizada durante 4 h o más; 2) trastornos de hipercoagulabilidad (factor V de Leiden, deficiencias de las proteínas C y S o antitrombina, mayor concentración del factor VIII, hiperprotrombinemia, síndrome de anticuerpos contra fosfolípidos), y 3) riesgos adquiridos (VTE previa, cirugía reciente, apoplejía o traumatismo, cánceres activos, obesidad, embarazo o puerperio, consumo de anticonceptivos orales u hormonoterapia, edad avanzada, inmovilización o escasa movilidad, enfermedad intestinal inflamatoria y síndrome nefrótico). Las medidas de prevención pueden incluir el uso de medidas de compresión graduada; ejercicio frecuente y cambios de posición durante el viaje; y el uso de tromboprofilaxis, como ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.