Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los opioides de prescripción y los ilícitos (morfina, heroína, codeína, oxicodona, fentanilo, hidromorfona, etc.) son drogas populares y causan hospitalizaciones frecuentes por sobredosis. La potencia y duración del efecto de estos compuestos son muy variables; por ejemplo, algunos de los derivados ilícitos del fentanilo tienen una potencia hasta 2 000 veces mayor que la morfina. En los últimos años, se han reportado intoxicaciones y muertes debido al uso ilícito de fentanilo y la presencia de fentanilo y sus derivados en medicamentos falsos. Todos estos compuestos reducen la actividad del sistema nervioso central y la eferencia simpática por su acción sobre los receptores opioides del cerebro. El tramadol es un analgésico nuevo que no tiene relación química con los opioides, pero actúa sobre sus receptores. La buprenorfina es un agonista-antagonista opioide parcial introducido hace poco para el tratamiento ambulatorio de la adicción a los opioides (cuadro 5–6).

MANIFESTACIONES CLÍNICAS

La intoxicación leve se caracteriza por euforia, somnolencia y miosis. La intoxicación más grave puede causar hipotensión, bradicardia, hipotermia, estado de coma y paro respiratorio. Es posible el edema pulmonar. Por lo general, la muerte se debe a apnea o aspiración pulmonar de contenido gástrico. La metadona se asocia con prolongación del intervalo QT y taquicardia ventricular polimorfa en entorchado. Aunque la duración habitual del efecto de la heroína es de 3 a 5 h, la intoxicación por metadona puede durar 48 a 72 h o más. El tramadol, dextrometorfano y meperidina inducen algunas veces también convulsiones. En el caso de la meperidina es posible que el metabolito normeperidina sea el causante de las convulsiones, y es más probable que se acumule con dosis repetidas en pacientes con insuficiencia renal. El botulismo por heridas se ha asociado con lesiones cutáneas, en especial aquellas que utilizan el uso de heroína de “alquitrán negro”. La adición de buprenorfina a un régimen con opioides puede producir síntomas de abstinencia de narcóticos. Muchos opioides, lo que incluye el fentanilo, tramadol, oxicodona y metadona no se descubren en la detección sistemática de “opioides” en orina.

TRATAMIENTO

A. Medidas de urgencia y de sostén

Es necesario proteger la vía respiratoria y mantener la ventilación. Administrar carbón activado en caso de ingestiones grandes y recientes.

B. Tratamiento específico

La naloxona es un antagonista opioide específico que revierte con rapidez los signos de intoxicación narcótica. Aunque tiene una estructura relacionada con los opioides, carece de efectos agonistas propios. Si no se dispone de acceso intravenoso, se debe administrar 4 mg de naloxona por vía intranasal, de lo contrario, se administran 0.2 a 2 mg por vía IV y se repite la dosis según sea necesario para despertar al paciente y mantener los reflejos protectores de la vía respiratoria y la respiración espontánea. Algunas veces se requieren dosis muy altas (10 ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.