Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los quistes del maxilar y la mandíbula son comunes. Los quistes óseos aparecen con más frecuencia en los huesos maxilares que en cualquier otro hueso debido al epitelio de los elementos odontógenos derivado de la lámina dental, los restos de Malassez, el germen dental y los remanentes epiteliales no odontógenos de las estructuras embrionarias, como glándulas salivales y epitelio sinonasal.

Un quiste se define como una cavidad patológica recubierta con epitelio. El epitelio está rodeado por tejido fibrocolagenoso. Un grupo de lesiones quísticas que carecen de recubrimiento epitelial se clasifica como seudoquistes.

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Lesiones bien definidas con borde radiopaco

  • Tienen predominio radiolúcido y en algunas ocasiones son expansibles.

  • Casi siempre son de crecimiento lento, benignos y asintomáticos.

  • Si son de larga evolución, pueden tener un crecimiento notorio o aparecer con infección secundaria.

  • Es usual que al inicio se descubran en radiografías dentales.

  • El diagnóstico requiere exploración histopatológica.

Generalidades

Los quistes maxilares comprenden un grupo de lesiones variables en incidencia, causa, localización, evolución clínica y tratamiento. Los quistes surgen en la mandíbula y el maxilar. En general, cada tipo de quiste maxilar tiene un patrón evolutivo específico, que varía desde anomalías osteolíticas pequeñas de 5 mm a 6 mm hasta afectación masiva de la mandíbula y las estructuras contiguas. Los quistes crecen con la presión hidráulica y por lo general contienen líquido, gas o material semisólido. Casi nunca hay fenestración de la corteza; sin embargo, si se presenta por tiempo suficiente puede observarse cierta rotura.

Clasificación de los quistes maxilares

La clasificación incluye: 1) quistes odontógenos; 2) quistes no odontógenos y 3) seudoquistes. Los primeros se dividen además en quistes del desarrollo e inflamatorios. Los gangliones y los quistes sinoviales, identificados en la articulación temporomandibular (TMJ, temporomandibular joint), se han agregado a esta clasificación convencional con fines de integridad; tiene importancia para los médicos que tratan la enfermedad de la región de cabeza y cuello.

Patogenia

La patogenia de los quistes maxilares varía según sea el tipo quístico específico. Los inflamatorios derivan su cubierta epitelial de la proliferación del epitelio odontógeno dentro del ligamento periodontal; los quistes odontógenos del desarrollo resultan de la proliferación del epitelio reducido en esmalte. La figura 25–1 ilustra el desarrollo de un quiste odontógeno del desarrollo y un quiste odontógeno inflamatorio. Las lesiones quísticas también pueden ser resultado de alteraciones del hueso cortical o traumatismos, así como representar lesiones reactivas o tener patogenia desconocida. Un gradiente de presión osmótica causa acumulación de líquido dentro de la luz del quiste y genera presión hidráulica, lo que da origen a la expansión del quiste.

Figura 25–1.

(A) Desarrollo de un quiste dentígero alrededor de la corona de un diente no erupcionado. (B) Aparición de un quiste radicular alrededor del vértice de la raíz ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.