Skip to Main Content

PRESENTACIÓN DE LIBRO DE TEXTO

La hemorragia hemorroidal se presenta típicamente con dolor rectal y sangrado. El dolor es peor con las evacuaciones, el esfuerzo o al sentarse. En ocasiones, las hemorroides pueden presentarse con sangrado indoloro.

ASPECTOS DESTACADOS DE LA ENFERMEDAD

  1. Las hemorroides generalmente se clasifican como externas o internas.

    1. Hemorroides externas

      1. Ocurren por debajo de la línea dentada.

      2. Se presentan como sangrado indoloro o con tejido perianal inflamado, doloroso e hinchado o con trombosis. Las hemorroides trombosadas adquieren un color violáceo, son extremadamente dolorosas y pueden sangrar.

    2. Hemorroides internas

      1. Ocurren por arriba de la línea dentada.

      2. Los síntomas pueden incluir la sensación de plenitud interna, sangrado indoloro o prolapso. El prolapso suele ser doloroso y en ocasiones se asocia con sangrado.

    3. Tanto las hemorroides internas como externas son más sintomáticas al sentarse, al pujar y con el estreñimiento.

    4. El sangrado se produce durante la defecación y, por lo general, se observa en el papel higiénico al limpiarse.

  2. image Un médico siempre debe verificar el diagnóstico de hemorroides realizado por el paciente. Muchos pacientes se refieren a todos los síntomas perianales como hemorroides.

DIAGNÓSTICO BASADO EN EVIDENCIAS

  1. El sangrado hemorroidal se diagnostica mediante observación directa.

    1. Esto puede lograrse al observar a los pacientes con hemorroides externas.

    2. Los pacientes con hemorroides internas requieren anoscopia para el diagnóstico.

  2. Una pregunta importante es: «¿Cuándo una hemorragia anorrectal benigna necesita una revisión más amplia con o sin anoscopia?»

    1. En un estudio se analizaron 201 pacientes cuya revisión de los síntomas reveló hemorragia rectal.

      1. Se descubrió que el 24% de estos pacientes padecían una enfermedad grave. Las enfermedades fueron pólipos (13 %), cáncer de colon (6.5 %) y enfermedad intestinal inflamatoria (4 %).

      2. Los factores asociados con el riesgo de enfermedad grave fueron la edad, la corta duración del sangrado y la sangre mezclada con las heces.

      3. No se encontraron cánceres en pacientes menores de 50 años.

      4. Se encontró que seis de los 37 pacientes que presentaron un origen claro de hemorragia anorrectal (fisuras o hemorroides) también tenían pólipos o cáncer.

    2. Otro estudio encontró solo 10 pólipos entre 314 pacientes menores de 40 años con hemorragia rectal en comparación con 27 pólipos y un caso de cáncer en 256 pacientes de entre 40 y 50 años.

  3. En general, si un paciente joven (menor de 40 años) con hemorragia rectal no tiene un origen anorrectal claro o si la hemorragia continúa a pesar del tratamiento de la fuente anorrectal, debe realizarse una valoración más completa (con colonoscopia). Siempre se debe valorar a los pacientes mayores de 40 años.

    image Aunque la enfermedad grave es poco frecuente entre los jóvenes con hemorragia rectal, sí ocurre.

TRATAMIENTO

  1. La mayor parte de las hemorroides y de las fisuras anales pueden tratarse en forma conservadora con recomendaciones generales para el bienestar perianal.

    1. Baños de asiento para relajar el esfínter ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.