Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las lipoproteínas son complejos de lípidos y proteínas esenciales para el transporte de colesterol, triglicéridos (TG) y vitaminas liposolubles en la sangre. Las lipoproteínas tienen papeles esenciales en la absorción de colesterol, ácidos grasos de cadena larga y vitaminas liposolubles de la dieta; transporte de los TG, colesterol y vitaminas liposolubles del hígado a los tejidos periféricos; y transporte de colesterol de los tejidos periféricos de regreso al hígado y el intestino para su excreción. Los trastornos del metabolismo de las lipoproteínas pueden ser primarios (causados por trastornos genéticos) o secundarios (por otras enfermedades médicas o exposiciones ambientales), e implican un aumento o descenso sustanciales de lípidos o lipoproteínas circulantes específicos. Los trastornos de las lipoproteínas pueden tener diversas consecuencias clínicas, la más notable de las cuales es la enfermedad cardiovascular ateroesclerótica (ASCVD, atherosclerotic cardiovascular disease) prematura, por lo que su diagnóstico y tratamiento son importantes. En este capítulo se revisa la etiología y la fisiopatología de los trastornos del metabolismo de las lipoproteínas y las estrategias clínicas para su diagnóstico y tratamiento.

ESTRUCTURA Y METABOLISMO DE LA LIPOPROTEÍNA

Las lipoproteínas contienen una “gotita oleosa” central de lípidos hidrófobos (TG y ésteres de colesterilo) rodeada por una cubierta de lípidos hidrófilos (fosfolípidos, colesterol no esterificado) y proteínas (llamadas apolipoproteínas) que interactúan con los líquidos corporales (fig. 407–1). Las lipoproteínas plasmáticas se dividen en clases principales con base en su densidad relativa: quilomicrones, lipoproteínas de muy baja densidad (VLDL, very-low-density lipoproteins), lipoproteínas de densidad intermedia (IDL, intermediate-density lipoproteins), lipoproteínas de baja densidad (LDL, low-density lipoproteins) y lipoproteínas de alta densidad (HDL, high-density lipoproteins). Cada clase de lipoproteína incluye una familia de partículas que varía en densidad, tamaño y composición proteínica. Dado que los lípidos son menos densos que el agua, la densidad de una partícula de lipoproteína depende en mayor medida de la cantidad de lípido por partícula. Los quilomicrones son los más ricos en lípidos y por tanto son las partículas de lipoproteína menos densas, mientras que las HDL poseen la menor cantidad de lípido y por consiguiente, son las más densas. Las partículas de lipoproteína varían mucho en tamaño; las más grandes son las más ricas en lípidos (quilomicrones) y las partículas más pequeñas las más densas (HDL).

FIGURA 407–1

Densidad y distribución por tamaño de las principales clases de partículas de lipoproteína. Las lipoproteínas se clasifican por densidad y tamaño, los cuales mantienen una relación inversa. HDL, lipoproteína de alta densidad; IDL, lipoproteína de densidad intermedia; LDL, lipoproteína de baja densidad; VLDL, lipoproteína de muy baja densidad.

Las proteínas contenidas en las lipoproteínas, llamadas apolipoproteínas (cuadro 407–1), son necesarias para el ensamble, estructura, función y metabolismo de las lipoproteínas. Las apolipoproteínas proporcionan una base estructural a las lipoproteínas, activan enzimas importantes en el ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.