Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La falta de actividad física suficiente es el segundo factor más importante para las muertes susceptibles de prevención; la principal causa es el consumo de tabaco. El US Department of Health and Human Services y los CDC recomiendan que cada semana los adultos (incluidos los adultos mayores) realicen 150 min de actividad aeróbica de intensidad moderada (como caminar rápido) o 75 min de actividad intensa (como trotar o correr) o una mezcla equivalente de actividad aeróbica de moderada a intensa semanalmente. Además de las recomendaciones para las actividades, los CDC recomiendan ejercicios de fortalecimiento para todos los grupos musculares mayores (abdomen, extremidades superiores, espalda, tórax, caderas, extremidades inferiores y hombros) al menos dos veces por semana.

Los pacientes que participan en ejercicios regulares moderados a intensos tienen menor riesgo de infarto miocárdico, apoplejía, hipertensión, hiperlipidemia, diabetes mellitus tipo 2, enfermedad diverticular y osteoporosis. La evidencia apoya las recomendaciones de las guías de realizar 30 min de actividad física moderada la mayor parte de los días de la semana tanto para la prevención primaria como secundaria de la cardiopatía coronaria.

En estudios de cohorte longitudinal, los individuos que reportaron altas cifras de actividad física en su tiempo libre tuvieron menos probabilidades de aumentar de peso. Por el contrario, los individuos con sobrepeso tenían menor probabilidad de permanecer activos. Sin embargo, podrían necesitarse al menos 60 min de actividad física de intensidad moderada para llevar al máximo la pérdida de peso y evitar una recuperación significativa de peso. Además, los niveles adecuados de actividad física parecen ser importantes para la prevención del aumento de peso y el desarrollo de obesidad.

La actividad física puede incorporarse a las rutinas cotidianas de la persona. Por ejemplo, el médico puede recomendar al paciente que utilice las escaleras en lugar de los elevadores, que camine o que utilice bicicleta en lugar de conducir un automóvil o que realice actividades domésticas o de jardinería, que se baje del autobús una o dos paradas antes y que camine el resto del trayecto, que se estacione lejos de su destino o que camine a la hora del almuerzo. El mensaje básico debe ser que mientras más, mejor; y que cualquier cosa es mejor que nada.

Para tener mayor eficacia en el asesoramiento con respecto al ejercicio, los médicos pueden incorporar técnicas de entrevistas motivacionales, adoptar un método integral (p. ej., solicitar la colaboración del personal de enfermería) y establecer vínculos con agencias comunitarias. Los médicos pueden incorporar el método de “las 5A”:

  1. Ask (preguntar; identificar a aquellos que se benefician)

  2. Assess (valorar, el nivel actual de actividad)

  3. Advise (aconsejar, realizar un plan individual)

  4. Assist (colaborar, proporcionar una prescripción escrita de ejercicios y material de apoyo)

  5. Arrange (organizar, los envíos y vigilancia apropiados)

Tales intervenciones tienen un efecto moderado sobre la actividad física informada por el propio paciente y sobre su estado físico ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.