Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

La ascitis quilosa es la acumulación de linfa rica en lípidos, en la cavidad peritoneal. El líquido de ascitis se caracteriza por aspecto lechoso con concentraciones de triglicéridos > 1 000 mg/100 ml. La causa habitual en adultos es la obstrucción linfática o la fuga causada por cáncer, en especial linfoma. Las causas no malignas incluyen traumatismos posoperatorios, cirrosis, tuberculosis, pancreatitis y filariasis.

La ascitis pancreática consiste en la acumulación intraperitoneal de cantidades masivas de secreciones pancreáticas por rotura del conducto pancreático o por seudoquiste pancreático. Se observa más a menudo en pacientes con pancreatitis crónica y es una complicación hasta en 3% de los casos de pancreatitis aguda. Como las enzimas pancreáticas no están activadas, a menudo no hay dolor. El líquido de ascitis se caracteriza por una concentración elevada de proteínas (> 2.5 g/100 ml), pero cifras bajas de SAAG. Las concentraciones de amilasa en líquido de ascitis se encuentran por arriba de 1 000 U/L. En los casos no quirúrgicos, el tratamiento inicial consiste en reposo intestinal, nutrición parenteral total (TPN, total parenteral nutrition) y octreótido para disminuir las secreciones pancreáticas. La fuga persistente requiere tratamiento con colocación endoscópica de endoprótesis en el conducto pancreático o drenaje quirúrgico.

La ascitis biliar es causada más a menudo por complicaciones de la cirugía de vías biliares, biopsia hepática percutánea o traumatismo abdominal. A menos que la bilis está infectada, la ascitis biliar por lo general no causa dolor abdominal, fiebre o leucocitosis. La paracentesis revela líquido de color amarillento con una proporción de bilirrubinas en líquido de ascitis/suero > 1.0. El tratamiento depende de la ubicación y de la tasa de fuga biliar. Las fugas a través del conducto cístico después de colecistectomía pueden tratarse con esfinterotomía endoscópica o con colocación de endoprótesis biliar para facilitar el flujo de bilis a través del esfínter de Oddi. Otras fugas pueden tratarse con drenaje percutáneo por radiología intervencionista o con cierre quirúrgico.

+
Boyd  AE  et al. Chylous ascites. J Gen Intern Med. 2020;35:1586.
[PubMed: 31720957]  

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.