Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las “vasculitis” constituyen un grupo heterogéneo de trastornos caracterizados por manifestaciones histopatológicas de inflamación dentro de las paredes de los vasos sanguíneos afectados. En el cuadro 20–11 se muestran las principales formas de vasculitis sistémica primaria. El primer elemento para clasificar los casos de vasculitis es el tamaño de los principales vasos afectados: grandes, intermedios o pequeños. La presencia de síntomas y signos clínicos (cuadro 20–12) ayuda a diferenciar los tres grupos. Luego de establecer el tamaño de los principales vasos afectados, otros aspectos que contribuyen a la clasificación son:

  • ¿El proceso afecta venas, arterias, o ambas?

  • ¿Cuáles son las características demográficas del paciente (edad, género, grupo étnico, tabaquismo)?

  • ¿Qué órganos están afectados?

  • ¿Existe hipocomplementemia u otra evidencia de depósito de complejos inmunitarios?

  • ¿Se observa inflamación granulomatosa en la biopsia?

  • ¿Se identifican anticuerpos citoplasmáticos contra neutrófilos (ANCA, antineutrophil cytoplasmic antibodies)?

Cuadro 20–11.Esquema de clasificación de las vasculitis primarias de acuerdo con el tamaño predominante de los vasos sanguíneos afectados.
Cuadro 20–12.Manifestaciones clínicas habituales de la afectación de vasos grandes, medianos y pequeños por vasculitis.

Además de los trastornos considerados como vasculitis primaria, hay múltiples formas de vasculitis que se vinculan con otros trastornos subyacentes. Las formas “secundarias” se presentan como infecciones crónicas (p. ej., hepatitis B o C, endocarditis bacteriana subaguda), trastornos del tejido conjuntivo, enfermedad inflamatoria intestinal, cánceres y reacciones farmacológicas. Aquí se revisan solo las principales ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.