Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • El daño por radiación depende del origen, el tipo, la cantidad, la duración, el sitio corporal y la susceptibilidad, así como de la acumulación de exposiciones del paciente.

  • En las últimas décadas se ha incrementado de manera dramática el contacto con las radiaciones por estudios de diagnóstico médico.

  • Es importante orientar a los médicos y los pacientes en cuanto a considerar los riesgos de la radiación por métodos de diagnóstico clínico; tales riesgos deben compararse con los beneficios de los estudios de imagen necesarios.

  • Todo paciente debe llevar un registro de los estudios imagenológicos a los que se ha sometido y copias de las interpretaciones médicas.

GENERALIDADES

La exposición a la radiación puede ocurrir por causas ambientales, ocupacionales, atención médica, situaciones accidentales o intencionales (terrorismo). Con los progresos en la tecnología nuclear en los campos de la medicina, la energía y la industria, hay un riesgo cada vez mayor de que los pacientes, los trabajadores ocupacionales y el público estén expuestos a radiaciones. La magnitud del daño depende del tipo, la cantidad y la duración de la exposición; de los órganos expuestos y el grado de rotura del DNA; de las funciones metabólicas y celulares y la edad, los trastornos primarios, la susceptibilidad y las exposiciones acumuladas de la víctima.

Los profesionales que trabajan con radiaciones o sus víctimas deben tener conocimiento de física básica de las radiaciones para identificar el riesgo, los pasos a seguir ante una exposición y minimizar la propagación previsible de la exposición. La radiación consta de ondas o partículas energéticas que viajan en el espacio. Estas ondas o partículas energéticas se irradian (se desplazan hacia afuera en todas direcciones) desde la fuente. La radiación se produce de fuentes no ionizantes o ionizantes. La forma no ionizante irradia escasa energía que causa lesiones por daño térmico local (como microondas, rayos ultravioleta, luz en el espectro visible y ondas de radio). La modalidad ionizante entraña gran energía que daña el cuerpo de varios modos (como roturas celulares y del DNA, y mutaciones). La radiación ionizante es electromagnética (rayos X y γ) o por partículas (α o β, neutrones y protones). La exposición puede ser externa, interna o de ambos tipos. La exposición a las radiaciones desencadena múltiples cambios metabólicos a nivel molecular y celular que tienen como resultado una lesión específica de los tejidos.

El sitio de internet de la International Commission on Radiological Protection (ICRP) proporciona recomendaciones más actualizadas para protegerse de la radiación ionizante (http://www.icrp.org/index.asp). La ICRP utiliza el término “reacción hística” para describir los efectos biológicos de la exposición a la radiación. En la terminología de las radiaciones, un rad es la unidad de la dosis absorbida y un rem es la unidad de cualquier dosis de radiaciones que reciben los tejidos del cuerpo en términos de su efecto biológico estimado. El Roentgen se refiere a la dosis de radiación que ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.