Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Síntomas dispépticos con pérdida de peso en pacientes mayores de 40 años.

  • Anemia ferropénica: sangre oculta en heces.

  • Detección de la anomalía en series esofagogastroduodenales o endoscopia.

GENERALIDADES

El adenocarcinoma gástrico es aún la tercera causa más frecuente de muerte por cáncer en el mundo. Sin embargo, su frecuencia ha disminuido con rapidez en los últimos 70 años, en especial en países occidentales, lo que tal vez sea secundario a cambios en la alimentación (más frutas y vegetales), refrigeración de los alimentos (se encuentran más frescos y se utilizan menos productos salados, ahumados y conservados), menos exposición a sustancias tóxicas ambientales y reducción de infecciones por Helicobacter pylori. La incidencia del cáncer gástrico es aún elevada (62/100 000 varones) en Japón y muchas regiones en desarrollo, entre ellas Asia oriental, Europa oriental, Chile, Colombia y América Central. En Estados Unidos se calculan cerca de 27 600 casos nuevos y 11 010 muertes en 2020. Su incidencia es más elevada en estadounidenses de ascendencia asiática, latinos, individuos de raza negra e indígenas norteamericanos/nativos de Alaska.

Existen dos variedades histológicas principales del cáncer gástrico: “tipo intestinal” (similar al cáncer intestinal, puesto que forma estructuras glandulares) y “difuso” (poco diferenciado, con células en anillo de sello y sin formación glandular). La incidencia del cáncer gástrico de tipo intestinal ha decrecido en grado significativo, pero aún es la variante más observada (70%–80%); es dos veces más frecuente en varones que en mujeres, afecta sobre todo a ancianos (edad promedio de 68 años) y se relaciona más a menudo con los factores ambientales. Se cree que se origina a través del avance gradual, en pasos múltiples, desde la inflamación (casi siempre por H. pylori), la gastritis atrófica, la metaplasia intestinal y al final hasta la displasia o el cáncer. La gastritis crónica por H. pylori es un poderoso factor de riesgo de carcinoma gástrico, que eleva el riesgo relativo de 3.5 a 20 veces. Se calcula que 60% a 90% de los casos de carcinoma gástrico son atribuibles a H. pylori. Otros factores de riesgo para cáncer gástrico de tipo intestinal incluyen anemia perniciosa, antecedente de resección gástrica parcial más de 15 años antes, tabaquismo y dietas altas en nitratos o sal y bajas en vitamina C. El cáncer gástrico difuso corresponde a 20% a 30% de los casos de cáncer gástrico. A diferencia del cáncer intestinal, afecta a varones y mujeres por igual, aparece con mayor frecuencia en los jóvenes, no está tan relacionado con la infección por H. pylori y tiene un pronóstico peor que el cáncer de tipo intestinal con metástasis temprana. La mayor parte de los cánceres gástricos difusos se atribuye a mutaciones adquiridas o hereditarias en los genes que regulan la proteína de adherencia celular cadherina E. El cáncer gástrico difuso familiar corresponde a 1% a 3% de las neoplasias gástricas. Este cáncer puede ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.