Skip to Main Content

BASES PARA EL DIAGNÓSTICO

  • Síntomas de dispepsia, pérdida de peso o anemia.

  • Anomalías variables en la serie esofagogastroduodenal o endoscopia, como pliegues gruesos, úlceras, tumoraciones o lesiones infiltrantes; el diagnóstico se establece por biopsia endoscópica.

  • Se requiere CT abdominal y ecografía endoscópica para la estadificación.

GENERALIDADES

Los linfomas gástricos pueden ser primarios (originados en la mucosa gástrica) o representar un sitio de afectación secundaria en individuos con linfomas ganglionares. Es esencial distinguir entre el linfoma gástrico primario avanzado con diseminación ganglionar adyacente y el linfoma ganglionar avanzado con diseminación gástrica secundaria, porque el pronóstico y tratamiento de uno y otro son diferentes. El linfoma primario es el segundo cáncer gástrico más común y constituye entre 3% y 5% de los cánceres gástricos. Más de 95% de estos son linfomas no Hodgkin de células B, que consisten sobre todo en linfoma de tejido linfoide relacionado con la mucosa (MALT, mucosa-associated lymphoid tissue) y linfoma difuso de linfocitos B grandes. Más de 90 % de los linfomas gástricos primarios tipo MALT de bajo grado se acompaña de infección por H pylori. El linfoma gástrico de linfocitos T, vinculado con la infección por HTLV-1, es poco frecuente y constituye 7% de los linfomas gástricos primarios.

MANIFESTACIONES CLÍNICAS Y ESTADIFICACIÓN

La presentación clínica y el aspecto endoscópico del linfoma gástrico son similares a los del adenocarcinoma. La mayoría de los pacientes tiene dolor abdominal, pérdida de peso o hemorragia. Los enfermos con linfoma difuso de células B grandes tienen mayor probabilidad de mostrar síntomas sistémicos y tumor en fase avanzada. En la endoscopia, el linfoma puede aparecer como una úlcera, tumoración o lesión que se infiltra de manera difusa. Tiende a tener infiltración horizontal en lugar de la extensión vertical observada en los adenocarcinomas. El diagnóstico se establece con biopsia endoscópica; la FNA no es adecuada. Dado que la enfermedad puede ser multifocal, se recomiendan biopsias de áreas sospechosas y de aspecto normal. Las muestras de biopsia deben analizarse para detectar H. pylori y, si son positivas, para t(11;18) a través de PCR o FISH. La ecografía endoscópica es el estudio con mayor sensibilidad para establecer el grado de invasión y la linfadenopatía perigástrica, por lo que debe realizarse si está disponible. En todos los casos es necesario asignar la etapa mediante CT de tórax, abdomen y pelvis. Para los linfomas MALT gástricos, con mayor frecuencia se utiliza el sistema de estadificación de Lugano. El estadio I se limita al tubo digestivo, el estadio II afecta a ganglios linfáticos locales o regionales, el estadio IIE incluye invasión de órganos o tejidos adyacentes y el estadio IV corresponde a metástasis a distancia. No hay estadio III. En pacientes con linfomas difusos de células B grandes que afectan al estómago, también se pueden requerir imágenes de PET-CT combinadas, biopsia de médula con aspiración, pruebas de laboratorio de lisis tumoral y serologías ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.