Skip to Main Content

OÍDO

UN PANORAMA GENERAL

El oído externo recolecta ondas de sonido y las transporta a través del conducto auditivo externo hacia la membrana timpánica. La membrana timpánica vibra, y pone en movimiento tres huesecillos pequeños del oído (martillo, yunque y estribo) en el oído medio. El estribo está fijo a la pared lateral del oído interno, donde la vibración se transduce hacia movimiento de líquido. El líquido hace que la membrana basilar de la cóclea vibre. El nervio vestibulococlear (nervio craneal [CN, cranial nerve] VIII) recibe los impulsos y los conduce al cerebro, donde hay integración del sonido y el equilibrio.

OÍDO EXTERNO

El oído externo consta del pabellón auditivo, u oreja, que yace en el extremo externo de un tubo corto llamado el conducto auditivo externo (figura 19–1 A). El pabellón auditivo en causa las ondas de sonido a través del conducto auditivo externo hacia la membrana timpánica. El oído externo recibe inervación sensorial general proveniente de los nervios trigémino, facial y vago, y el nervio auricular mayor.

Figura 19–1.

A. Corte coronal del hueso temporal que muestra el aparato auditivo. B. Membrana timpánica derecha vista por medio de un otoscopio. Pared lateral (C) y medial (D) del oído medio. CN, par craneal (craneal nerve).

MEMBRANA TIMPÁNICA

La membrana timpánica, o “tímpano”, es una estructura circular de 3 capas (figura 19–1 A-C).

  • Capa externa (piel). Está compuesta de piel modificada que es continua con el conducto auditivo externo.

  • Capa media (fibrosa). Está compuesta de tejido conjuntivo a través del cual pasa el nervio cuerda del tímpano (CN VII).

  • Capa interna (mucosa). Está revestida con la mucosa del oído medio, y recibe inervación sensorial general por medio del plexo timpánico (CN IX).

OÍDO MEDIO

El oído medio es una cámara llena de aire que transmite ondas de sonido desde el aire (oído externo) hacia los huesecillos auditivos (oído medio), y después hacia el oído interno lleno de líquido (figura 19–1 A). El oído medio consta de la cavidad timpánica propia, la tuba auditiva, los huesecillos del oído, y ramas de los CNN VII y IX.

Cavidad timpánica propia

La cavidad timpánica propia es el espacio entre la membrana timpánica y la ventana vestibular. Su mucosa recibe inervación sensorial general proveniente del nervio timpánico y del plexo timpánico (CN IX) (figura 19–1A-D). Además, fibras parasimpáticas preganglionares motoras viscerales provenientes del CN IX se ramifican desde el plexo timpánico para salir del oído medio como el nervio petroso menor en su trayectoria a inervar la glándula parótida.

  • Ventana vestibular ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.