Skip to Main Content

ABREVIATURAS

ABREVIATURAS

ACh: acetilcolina

AChE: acetilcolinesterasa

Anti-ChE: anticolinesterásicos

BChE: butirilcolinesterasa

ChE: colinesterasa

CYP: citocromo P450

DFP: Fluorofosfato diisopropílico (fosforofluoridato diisopropílico)

EPA: Environmental Protection Agency

GI: gastrointestinal

2-PAM: pralidoxima

ACETILCOLINESTERASA

La actividad hidrolítica de la acetilcolinesterasa (AChE) suprime la acción de la acetilcolina (ACh) en las terminaciones nerviosas colinérgicas con sus órganos efectores o en los sitios postsinápticos (cap. 10). Los fármacos que inhiben la acetilcolinesterasa, conocidos como anticolinesterásicos o inhibidores de la colinesterasa (ChE), porque inhiben a la acetilcolina y la butirilcolinesterasa (BChE) también son conocidos como inhibidores de AChE. La BChE no es abundante en las sinapsis de las terminales nerviosas, pero se encuentra en el hígado y en el plasma, donde metaboliza los ésteres circulantes.

Los inhibidores de la acetilcolinesterasa hacen que la acetilcolina se acumule en las proximidades de las terminales nerviosas colinérgicas, por lo tanto, podrían producir efectos equivalentes a la estimulación excesiva de los receptores colinérgicos en todo el sistema nervioso central y periférico. En vista de la distribución generalizada de las neuronas colinérgicas entre las especies animales y el predominio de la acetilcolina entre los neurotransmisores, no es sorprendente que los fármacos anticolinesterásicos hayan recibido una amplia aplicación como compuestos tóxicos, en forma de insecticidas agrícolas, pesticidas y como agentes nerviosos o gases utilizados para la guerra química. Los reactivadores de acetilcolinesterasa son particularmente útiles en el tratamiento del envenenamiento por pesticidas o compuestos para uso con fines terroristas en instalaciones con ventilación controlada. Varios anticolinesterásicos se utilizan con fines terapéuticos; otros que cruzan la barrera hematoencefálica han sido aprobados o están en estudios clínicos para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.

Antes de la Segunda Guerra Mundial, solo se conocían de manera general los anticolinesterásicos “reversibles”, de los cuales la fisostigmina era el prototipo (cuadro 12–1). Poco antes y durante dicha guerra, se desarrolló una nueva clase de productos químicos muy tóxicos, los organofosforados, primero como insecticidas agrícolas y luego como posibles productos para su uso en la guerra química (Everts, 2016). Se encontró que la extrema toxicidad de estos compuestos se debía a que producían inactivación “irreversible” de la acetilcolinesterasa, que ocasiona inhibición enzimática prolongada. Debido a que las acciones farmacológicas de los fármacos anticolinesterásicos reversibles e irreversibles son cualitativamente similares, se revisan en este capítulo como un grupo. Las interacciones de los fármacos anticolinesterásicos con otros fármacos que actúan en las sinapsis periféricas del sistema nervioso autónomo y en la unión neuromuscular se describen en los capítulos 11 y 13.

RECUADRO 12–1. HISTORIA Y PERSPECTIVA

La fisostigmina, también llamada eserina, es un alcaloide obtenido del haba de Calabar o nuez de Eseré, la semilla seca y madura de Physostigma venenosum, una planta perenne que se encuentra en el África occidental tropical. El haba de Calabar fue utilizada en algún momento por tribus nativas de África occidental como ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.