Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Las hormonas tiroideas son esenciales para el desarrollo normal, en especial del SNC. En el adulto mantienen la homeostasis metabólica e influyen en las funciones de prácticamente todos los aparatos y sistemas. La hormona tiroidea contiene yodo, que debe ser suministrado a través de la dieta. La glándula tiroides contiene grandes reservas de hormona tiroidea en forma de tiroglobulina. Estos almacenes mantienen concentraciones sistémicas adecuadas de hormona tiroidea a pesar de las variaciones significativas en la disponibilidad de yodo y el consumo dietético. La secreción tiroidea se realiza en forma predominante como prohormona T4, que se convierte en el hígado y otros tejidos para dar origen en el plasma a la forma activa, T3. La activación local de T4 también se produce en los tejidos diana (p. ej., el cerebro y la hipófisis) y se reconoce cada vez más como un paso regulador importante en la acción de la hormona tiroidea. Del mismo modo, la desactivación local de la T3 es un paso regulador importante. Las concentraciones séricas de las hormonas tiroideas las regula con precisión la hormona hipofisaria TSH en un sistema de retroalimentación negativa. Las acciones predominantes de la hormona tiroidea están mediadas por los receptores nucleares de hormona tiroidea, que modulan la transcripción de genes específicos.

El hipertiroidismo y el hipotiroidismo manifiestos (el exceso y la deficiencia de hormonas tiroideas, respectivamente) se asocian con numerosas manifestaciones clínicas. La enfermedad más leve suele tener una presentación clínica más sutil y puede identificarse únicamente con base en resultados anormales en las pruebas bioquímicas de función tiroidea. El hipotiroidismo materno y neonatal, debido a la deficiencia de yodo, sigue siendo una de las principales causas prevenibles de incapacidad intelectual en todo el mundo (Zimmermann, 2009). El tratamiento del paciente hipotiroideo consiste en la sustitución de la hormona tiroidea (Biondi y Wartofsky, 2014). Los tratamientos para el hipertiroidismo incluyen fármacos antitiroideos para disminuir la síntesis y secreción de hormonas, la destrucción de la glándula mediante la administración de yodo radiactivo y la extirpación quirúrgica (Brent, 2008). En la mayoría de los pacientes, los trastornos de la función tiroidea pueden curarse o controlarse.

Del mismo modo, las neoplasias tiroideas suelen ser localizadas y susceptibles de resección (Haugen et al., 2016; Haugen y Sherman, 2013). La enfermedad metastásica suele responder al tratamiento con yodo radiactivo, pero puede volverse muy agresiva. Los cánceres de tiroides progresivos resistentes al tratamiento con yodo radiactivo pueden responder a quimioterapias dirigidas, como los inhibidores de la tirosina cinasa.

ABREVIATURAS

Abreviaturas

CYP: citocromo P450

Dio1, Dio2 y Dio3: desyodasa tipos 1, 2 y 3

DIT: diyodotirosina

ERK: cinasa regulada por señales extracelulares

GPCR: receptor acoplado a proteína G

HOI: ácido hipoyódico

IGF-1: factor 1 de crecimiento semejante a insulina

IP3: inositol 1,4,5-trifosfato

KISS: solución saturada de yoduro ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.