Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN AL DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO

Los laboratorios de microbiología clínica tienen un rol fundamental e indispensable para brindar información confiable y oportuna en cuanto a la identificación de agentes de enfermedades infecciosas. Los médicos utilizan esta información no sólo para hacer o confirmar un diagnóstico, sino también para guiar las decisiones clínicas y las opciones terapéuticas, por lo que esta información debe ser definitiva, significativa y relevante para el caso en consideración. La obtención de resultados precisos que sea posible interpretar con confianza depende de que el laboratorio reciba muestras de alta calidad de los pacientes.

Dado que la selección y la recolección de muestras suelen ser responsabilidad del personal médico, los médicos deben 1) comprender la patogenia de la infección y garantizar la recolección adecuada de una cantidad suficiente de muestras del sitio del cuerpo que es más probable que provoque el crecimiento del microorganismo infeccioso, y evitar la contaminación de la microbiota normal; 2) asegurar que la integridad del espécimen no se comprometa durante el transporte y que el espécimen se manipule de tal manera que se preserve la viabilidad de cualquier anaerobio o microorganismo delicado, y 3) proporcionar información auxiliar para guiar al personal de laboratorio que procesará y analizará la muestra.

A medida que las pruebas de la microbiología diagnóstica se vuelven más complejas, la comunicación clara y las relaciones sólidas entre los profesionales del laboratorio de microbiología y los médicos conservarán la prioridad principal. Los médicos comunican información clínica crucial de un paciente al personal del laboratorio de microbiología, que luego permite que éste l dirija a los médicos a pruebas apropiadas para el contexto y métodos optimizados de recolección de muestras que tengan el mayor valor diagnóstico, lo que en última instancia conduce a mejores resultados para los pacientes.

De manera tradicional, el diagnóstico se ha basado en el cultivo, la caracterización microscópica y fenotípica de un microorganismo (cuadro 9–1) y las pruebas serológicas, en las que el microorganismo se identifica mediante la detección de anticuerpos específicos de éste en el suero del paciente. En tiempos más recientes, los avances en los campos de la biología molecular y la genómica condujeron a una identificación más precisa y rápida de los agentes causales. En la actualidad, existen varios ensayos basados en la proteómica y los ácidos nucleicos aprobados por la Food and Drug Administration de Estados Unidos (FDA) para identificar agentes infecciosos (se describen a continuación), y su implementación rutinaria en el entorno del laboratorio clínico ha dado como resultado una mejor administración de antibióticos, y una inmejorable atención al paciente, todo lo cual provocó una disminución de las tasas de resistencia a los antimicrobianos y una mayor eficiencia del laboratorio y del centro de atención médica en el procesamiento y análisis de muestras clínicas.

CUADRO 9–1.Enfoque general para el diagnóstico de una infección bacteriana.

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.