Skip to Main Content

SÍNDROME DEL TÚNEL CARPIANO

La mejor manera de comprender el síndrome del túnel del carpo es comenzar por comprender el túnel carpiano. Como su nombre lo indica, es un túnel real, con un piso, dos paredes y un techo. Los huesos del carpo de la muñeca forman el suelo y las dos paredes del túnel carpiano, y el techo es una lámina dura y rígida de tejido conjuntivo llamada ligamento transverso. El túnel tiene una longitud de 2 a 4 cm, atravesado por 10 estructuras que llegan desde el antebrazo hasta la mano: nueve tendones flexores y el nervio mediano (figura 4–1).

Figura 4–1.

A. Ligamento transverso del carpo. B. El túnel carpiano.

Aunque los tendones flexores y el nervio mediano se ven similares (estructuras largas, delgadas y similares a cuerdas), no podrían tener una fisiología más diferente (véase el recuadro Noticia de última hora). La mayor diferencia es su capacidad para tolerar la isquemia. A fin de funcionar de forma correcta, el tejido nervioso necesita un suministro de sangre saludable. En el síndrome del túnel carpiano, el aumento de la presión en este túnel como consecuencia de la hinchazón y la inflamación comprime el nervio y disminuye el flujo de sangre a sus axones y sus exigentes bombas de iones transmembrana que oxidan trifosfato de adenosina (ATP, adenosine triphosphate). Sin un suministro de sangre adecuado para alimentar estas bombas, el nervio comienza a funcionar mal, lo que provoca entumecimiento, hormigueo y parestesias (véase el recuadro Noticia de última hora). Como podría predecirse, estos síntomas sólo deberían aparecer en los tejidos inervados por el nervio mediano, que, como es sabido, incluyen el lado palmar de los dedos pulgar, índice y medio, así como el lado lateral del dedo anular, aunque existe alguna variación de persona a persona en este patrón (figura 4–2). Es probable que los síntomas neurológicos en otras distribuciones de la mano NO corresponden al síndrome del túnel del carpo (recuadro 4–1). Desafortunadamente, es raro que los pacientes ofrezcan una descripción precisa de los síntomas en la distribución exacta del nervio mediano; puede ser difícil para ellos discernir/recordar la distribución exacta de sus síntomas cuando manifiestan los hechos.

Figura 4–2.

Distribución del nervio mediano.

NOTICIA DE ÚLTIMA HORA

¡El síndrome del túnel del carpo es en realidad un problema vascular!

Sí, es verdad. Las neuropatías compresivas son resultado de un flujo sanguíneo comprometido.

Pregunta: ¿Qué tejido del cuerpo humano es más sensible a la isquemia?

Respuesta: El nervioso (el muscular ocupa el segundo lugar).

¿Por qué? Sólo hay que recordar la fisiología de la membrana. Tanto el nervio como el músculo tienen membranas celulares eléctricamente activas, así como bombas transmembrana impulsadas por ATP ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.