Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Los antidepresivos tricíclicos tomados en sobredosis por pacientes con fines suicidas casi siempre causan intoxicaciones que pone en peligro la vida. Los antidepresivos tricíclicos disponibles hoy en día se describen en el cuadro II–10. La amitriptilina también se comercializa en combinación con clordiazepóxido o perfenazina. La ciclobenzaprina, un relajante muscular de acción central, que tiene una estructura relacionada con la de los antidepresivos tricíclicos, pero tiene efectos cardiotóxicos mínimos y efectos variables en el SNC. Los nuevos antidepresivos no cíclicos se describen en el capítulo 2–19. Los inhibidores de la monoaminooxidasa se describen en el capítulo 2–101.

I. MECANISMO DE TOXICIDAD

La toxicidad de los antidepresivos tricíclicos afecta sobre todo a los sistemas cardiovascular y nervioso central.

  1. Efectos cardiovasculares. Varios mecanismos contribuyen a la toxicidad cardiovascular:

    1. Los efectos anticolinérgicos y la inhibición de recaptación neuronal de catecolaminas causan taquicardia e hipertensión leve.

    2. El bloqueo α-adrenérgico periférico causa vasodilatación y contribuye a la hipotensión.

    3. Los efectos depresores de la membrana (semejantes a los de la quinidina) causan depresión miocárdica y trastornos de la conducción cardiaca por inhibición de los conductos rápidos de sodio que inician el potencial de acción de la célula cardiaca. La acidosis metabólica o respiratoria puede contribuir a la cardiotoxicidad porque inhibe más el conducto de sodio rápido.

  2. Efectos en el sistema nervioso central. Estos efectos resultan en parte de la toxicidad anticolinérgica (p. ej., sedación y estado de coma), pero es probable que las convulsiones se deban a la inhibición de la recaptación de noradrenalina o serotonina en el cerebro o a otros efectos centrales.

  3. Farmacocinética. Los efectos anticolinérgicos de estos compuestos pueden retrasar el vaciamiento gástrico, lo que resulta en una absorción lenta o errática. La mayoría de estos fármacos tienen un alto porcentaje de unión con los tejidos corporales y las proteínas plasmáticas, lo que genera volúmenes de distribución muy grandes y semividas medias de eliminación prolongadas. Los antidepresivos tricíclicos se metabolizan en mayor medida en el hígado, solo una pequeña fracción se excreta sin cambios en la orina. Los metabolitos activos pueden contribuir a la toxicidad; varios fármacos se metabolizan a otros antidepresivos tricíclicos bien conocidos (p. ej., amitriptilina a nortriptilina, imipramina a desipramina). Véase también el cuadro II–63.

II. DOSIS TÓXICA

La mayoría de los antidepresivos tricíclicos tiene un índice terapéutico estrecho, por lo que dosis menores de 10 veces la dosis diaria terapéutica pueden causar toxicidad grave. En general, la ingestión de 10–20 mg/kg puede poner en peligro la vida.

III. PRESENTACIÓN CLÍNICA

La intoxicación con un antidepresivo tricíclico puede producir cualquiera de tres síndromes tóxicos principales: efectos anticolinérgicos, efectos cardiovasculares y convulsiones. La hiponatremia también es frecuente. Dependiendo de la dosis y del fármaco, los pacientes pueden experimentar algunos o todos estos efectos tóxicos. Los síntomas casi siempre comienzan 30 ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.