Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN

Una gran variedad de sustancias químicas y físicas pueden causar lesión cáustica o corrosiva. Incluyen ácidos minerales y orgánicos, álcalis, agentes oxidantes, desnaturalizantes, algunos hidrocarburos y agentes que causan reacciones químicas exotérmicas. Aunque el mecanismo y la gravedad de la lesión varían, todos estos agentes comparten las consecuencias del daño mucoso y la cicatrización permanente.

Las baterías de botón son pequeñas baterías en forma de disco que se usan en dispositivos electrónicos como relojes, juguetes y lámparas LED. Su ingestión requiere consideración especial por la posibilidad de lesión grave. Pueden generar una corriente eléctrica a través de la superficie mucosa y contienen sales metálicas cáusticas, como cloruro de mercurio, que pueden producir una lesión corrosiva.

I. MECANISMO DE TOXICIDAD

  1. Los ácidos causan una necrosis inmediata tipo coagulación, lo que crea una escara que puede limitar la lesión al tejido más profundo.

  2. En contraste, los álcalis causan necrosis con licuefacción y saponificación, con penetración a los tejidos más profundos, lo que produce un daño más extenso.

  3. Otras sustancias pueden actuar por alquilación, oxidación, reducción o desnaturalización de las proteínas celulares, o por eliminación de la grasa de los tejidos superficiales.

  4. Las baterías de botón causan lesiones por escape de las sales metálicas cáusticas y quemaduras por descarga de corriente eléctrica local en el sitio de impacción.

II. DOSIS TÓXICA

No existe una dosis tóxica o nivel específicos porque la concentración de los productos y la potencia de sus efectos cáusticos son muy variables. Por ejemplo, mientras que la concentración de ácido acético en la mayoría de los vinagres domésticos es de 5% a 10%, la del “vinagre ruso” puede ser de hasta 70%. El pH o concentración de la solución puede indicar la posibilidad de lesión grave. Un pH < 2 o > 12 aumenta el riesgo de lesión. Para los álcalis, la alcalinidad titulable (concentración de la base) es un mejor factor predictivo del efecto cáustico que el pH. La lesión también se relaciona con el volumen ingerido y la duración de la exposición.

III. PRESENTACIÓN CLÍNICA

  1. La inhalación de gases corrosivos (p. ej., cloro y amoniaco) puede causar lesión de las vías respiratorias altas con estridor, disfonía, sibilancias y edema pulmonar no cardiógeno. Los síntomas pulmonares pueden retrasarse después de la exposición a gases con baja hidrosolubilidad (p. ej., dióxido de nitrógeno y fosgeno).

  2. La exposición de ojos o piel casi siempre causa dolor y enrojecimiento inmediato, seguidos por formación de vesículas. Son frecuentes la conjuntivitis y lagrimeo. Puede haber quemaduras graves de espesor total y ceguera.

  3. La ingestión puede causar disfagia, babeo y dolor en la boca, faringe, tórax o abdomen. Es posible la perforación esofágica o gástrica, que se acompaña de dolor torácico intenso o dolor abdominal y signos de peritonitis. También puede haber hematemesis y choque. Puede verse aire libre ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.