Skip to Main Content

INTRODUCCIÓN AL CAPÍTULO

Para los médicos es importante reconocer y compender los tumores benignos más frecuentes. La confianza ayuda a aliviar la inquietud del paciente, pero es fundamental identificar las lesiones malignas posibles para su valoración ulterior y referencia al especialista. El hecho de entender las lesiones benignas permitirá al médico clasificarlas y diferenciar a las que requieren de un tratamiento simple o nulo de las que son en verdad preocupantes.

La primera sección de este capítulo describe los tumores benignos que suelen observarse en adultos. La segunda sección describe los tumores vasculares y malformaciones vasculares en lactantes y niños.

QUERATOSIS SEBORREICA

Introducción

Cerca de 50% de los adultos manifiesta una o más queratosis seborreicas, de manera que son muy frecuentes. Predominan en los tipos de piel más blanca y los pacientes tienen diseminadas cientos por la piel. Las lesiones seborreicas aparecen casi en cualquier superficie cutánea, con excepción de las palmas de las manos y plantas de los pies.1 Su patogenia se desconoce, pero son más frecuentes en las áreas expuestas al sol.

Presentación clínica

Anamnesis

Muchos pacientes con queratosis seborreica acuden preocupados por la presencia de un “lunar” pigmentado cambiante por temor a que sea un melanoma o cáncer de piel. La queratosis seborreica puede ser de nueva aparición o empezar como mancha (primero plana y luego elevada). Los pacientes se quejan de dolor y prurito cuando la queratosis seborreica se irrita con la ropa. Algunas dermatosis seborreicas son tan persistentes que los pacientes intentan quitarse la pápula por medio del rascado y esta recurre.

Exploración física

La queratosis seborreica clásica tiene predilección por el tronco y se manifiesta en forma de pápula ovalada definida e hiperpigmentada o placa de textura cérea y superficie descamada. Es más frecuente observar lesiones múltiples que una sola. Su tamaño varía de unos cuantos milímetros a varios centímetros de diámetro (fig. 20–1). A menudo son ovaladas y su eje longitudinal es paralelo a las líneas de tensión de la piel relajada cercana. El médico astuto reconoce con rapidez estas lesiones frecuentes evitando una biopsia, pero en ocasiones las características clásicas de la queratosis seborreica se ocultan, así que vale la pena realizar una biopsia. Una variante morfológica es la dermatitis seborreica macular, frecuente en la espalda, cara y piel cabelluda que se manifiesta en forma de mancha o placa aterciopelada ligeramente elevada. La falta de una textura cérea clásica se confunde con lentigo solar o peor, con melanoma. Una variante facial es la dermatosis papulosa negra (DPN), que se observa sobre todo en personas con ascendencia de África Subsahariana, en forma de pápulas pequeñas de color oscuro diseminadas en las mejillas (fig. 20–2). La estucoqueratosis es otra variante que se manifiesta en ...

Pop-up div Successfully Displayed

This div only appears when the trigger link is hovered over. Otherwise it is hidden from view.